Tu energía más eficiente

Darío Grandinetti recibe el Premio Ciudad de Huelva en una emotiva gala

-Grandinetti: “Lo mío no es un trabajo porque el cine es la vida misma”

-El actor argentino recibe el Premio Ciudad de Huelva en una emotiva gala acompañado por el director Jaime Chávarri y las actrices Ana Fernández y Pastora Vega

El Festival de Cine Iberoamericano de Huelva ha entregado esta noche su máximo galardón, el Premio Ciudad de Huelva, al actor argentino Darío Grandinetti, que ha recibido el cariño y el homenaje de sus compañeros de profesión y del público onubense en un emotivo acto celebrado en el Gran Teatro, una de las sedes del certamen onubense.

Grandinetti ha recibido de manos de la actriz Ana Fernández, y acompañado en el escenario por el director Jaime Chávarri, un galardón “que me dice que ya han pasado los años y muchas películas”, a pesar de lo cual “sigo pensando lo mismo que cuando decidí dedicarme a ser otras personas”, en palabras del actor argentino. Es decir, que “hay que seguir creciendo y aprendiendo a diario, igual que en la vida, sin importarte lo que hayas hecho ya”.

El intérprete ha agradecido al Festival la concesión de un galardón que le recuerda que “mi oficio y mi vida se retroalimentan constantemente”, y que ha tenido la suerte “de poder disfrutar de trabajar con gente muy valiosa que me ha enseñado a confiar en mí”. En este sentido, ha confesando que “este oficio tiene valor si lo haces acompañado y si entiendes que eso que hacemos lo hacemos entre muchos”.

 

 

 

 

 

 

 

Grandinetti ha recalcado tras la recogida del Premio Ciudad de Huelva que se siente un privilegiado por poder trabajar en películas “que ilusionan a la gente, que muestran de qué manera podemos ser las personas y cómo descubrir a las malas”. “Esto es la vida misma, por lo que siento que lo mío no es un trabajo”.

Al acto de entrega del galardón han acudido miembros del Patronato de la Fundación del Festival de Cine Iberoamericano de Huelva, así como su director, Manuel H. Martín, y la actriz Pastora Vega. Durante la gala, el director Jaime Chávarri ha confesado que Grandinetti “es tan buen actor que apunto estuve de ofrecerle el papel de Camarón de la Isla”, mientras que la actriz Ana Fernández lo ha calificado como un actor y una persona “cómplice con sus compañeros de profesión”.

La gala ha concluido con la proyección de la última película de Grandinetti como actor protagonista, ‘Pescador’, del director argentino José Glusman, que forma parte de la Sección Oficial del Festival de Cine Iberoamericano de Huelva. El realizador ha calificado al homenajeado como un intérprete “íntegro y tremendamente valioso”.

“Un Festival muy importante y de prestigio”

Durante la rueda de prensa que ofreció por la mañana, Grandinetti reconoció sentirse feliz por recibir la máxima distinción del Festival de Cine Iberoamericano de Huelva, un certamen que, según dijo “ha sido muy importante para el cine iberoamericano y sigue teniendo ese prestigio”. “Celebro que el festival siga creciendo en la dirección de apoyo al cine de guerrilla que se hace en Iberoamérica porque sin la presencia de los festivales se hace más dificíl hacerlo”, aseguró.

Además de valorar el reconocimiento a su carrera que le hace el Festival de Cine Iberoamericano, Grandinetti analizó la salud del cine argentino e iberoamericano. “Creo que el cine como industria ha evolucionado con nuevas plataformas y veo a muchos jóvenes bien formados en los equipos de rodaje pero el cine tiene una dificultad, que no cuenta con el apoyo de los gobiernos, sobre todo de los de derechas, y un cine sin apuesta estatal es muy difícil que crezca”, consideró.

Para poder sobrevivir, señaló que el cine iberoamericano “está obligado a meterse en el mercado compitiendo con los grandes tanques y haciendo lo que hacen ellos y eso pone en peligro la identidad del cine latinoamericano”. En este sentido, Grandinetti ha sido vehemente en solicitar repaldo estatal a la industria cinematográfica y ha asegurado que “tener un cine que nos muestre como somos sin el apoyo de los gobiernos es muy difícil”.

Con este panorama, Grandinetti celebró la existencia de festivales como el de Huelva, que genera una oportunidad de encuentro a los profesionales que forman parte de la industria del cine en Iberoamérica, y que en otro caso no tendrían, y permite que “se van películas que no llegan a la cartelera”.

Sobre su carrera profesional, Grandinetti aseguró que a la hora de elegir un papel busca siempre algún proyecto con contenido. “Yo me siento cómodo en el cine que tiene algo que contar”, ha dicho, y ha destacado la satisfacción de trabajar con directores como el español Jaime Chávarri, que le ha acompañado hoy en su homenaje en Huelva.

Con este galardón, el Festival pretende reconocer la amplia trayectoria de Grandinetti, así como su compromiso con la cinematografía iberoamericana, un hecho que le ha llevado a convertirse en uno de los principales actores de su generación aupado por sus trabajos tanto en Argentina como en España, los dos principales países donde ha desarrollado su carrera.

Darío Grandinetti (Rosario, Argentina, 1959), ha trabajado a las órdenes de los directores de cine más prestigiosos de una y otra orilla del Atlántico, como el argentino Eliseo Subiela o el español Pedro Almodóvar, en algunas de cuyas últimas películas (‘Julieta’, ‘Hable con ella’) ha participado con importantes papeles. Además, destacan sus papeles en filmes de Pedro Olea, Jaime Chávarrri o del argentino Alejandro Doria, uno de los cineastas más interesantes de su país, con quien empezó su carrera cinematográfica en el año 1984.

A lo largo de su trayectoria, su trabajo ha sido reconocido en numerosas ocasiones. La interpretación que más premios le granjeó fue la realizada en la película de Eliseo Subiela ‘El lado oscuro del corazón 2’ (2001), con la que consiguió los premios al Mejor Actor en los festivales de cine de La Habana (Cuba), Biarritz (Francia) y Gramados (Brasil).

Además, el 1999 obtuvo el Cóndor de Plata al Mejor Actor, el más importante de los que se otorgaban en su país natal en esa fecha, concedido por la Asociación de Críticos de Cine Argentinos por su interpretación en la película ‘Sus ojos se cerraron y el mundo sigue andando’ (España, 1997), dirigida por Jaime Chávarri. Ese mismo año logró también el Premio al Mejor Actor en el Festival de Cine de Cartagena de Indias (Colombia) por su papel en la película ‘El día que murió el silencio’, de Paolo Agazzi, una de las grandes películas bolivianas de todos los tiempos.

Los últimos galardones recibidos por Grandinetti fueron el Premio al Mejor Actor concedido por el Festival Internacional de Cine de Oporto por su interpretación en la película ‘Palabras encadenadas’ (España, 2003), de Laura Mañá; y el Premio al Mejor Actor por su interpretación en el ciclo ‘Televisión por la inclusión’ en los Emmy Internacional.

 

 

Fuente e imágenes: Festival de Cine Iberoamericano de Huelva.

, ,

Comments are closed.