Tu mundo, más eficiente
Festival de Cine Iberoamericano de Huelva

Ecologistas en Acción denuncia el arboricidio de la Plaza de Pumarejo de Sevilla que visibiliza la tala masiva que se está desarrollando en la ciudad

La eliminación de 600 árboles en el último mes son una clara muestra de la improvisación municipal en la conservación del arbolado, actuando a golpe de rama caída. Según la información que el servicio de Parques y Jardines va ofreciendo en prensa, desde hace más de 2 años el servicio tiene detectados unos 2500 árboles con diverso grado de peligro para la seguridad ciudadana y cuya recomendación pasaría por su apeo. Sin embargo, no ha habido un plan de actuación coordinado e informado y se ha actuado a golpe de rama caída, mas como medida tranquilizadora del vecindario que como actuación coordinada en base al grado de peligro que supone cada árbol diagnosticado como potencialmente peligroso.

Esta semana, en la plaza del Pumarejo de la capital hispalense se ha procedido al apeo de 4 de los grandes olmos de la Plaza. (Los dos más cercanos al bar Umbrete, el que estaba enfrente del Centro Vecinal y, en frente del bar de Mariano). Desde el Ayuntamiento aseguran de que las labores agroforestales han finalizado en esta zona y que los tres olmos de gran porte que quedan, no serán eliminados.

Según comentan algunas vecinas a Ecologistas en Acción, al caer las ramas troceadas de uno de los olmos, el más cercano al centro vecinal, se deshacían, lo cual corroboraría su mal estado. Pero el fuste o tronco principal se veía sano, con el duramen (parte central, que sirve de sostén y columna vertebral del árbol) completo y sin oquedades, por lo que aparentemente no había signos de que el tronco principal pudiera suponer ningún peligro para la ciudadanía. El resto, salvo una rama lateral de escaso calibre, presentaban una apariencia sólida, sin presencia de las podredumbres y oquedades que supuestamente justifican la actuación.

También se quiere recordar que la principal causa de que muchos árboles de la ciudad estén débiles o enfermos es la inadecuada selvicultura, principalmente las podas. Las escamondas radicales a destiempo, en las que el árbol sufre más que si la poda se realiza en invierno, cortes no verticales, generando acumulación de agua en la rama cortada, con su posterior riesgo de pudrición, etc. que son la puerta de entrada de patógenos que minan el árbol y acaban debilitándolo hasta que es incapaz de soportar su ramificación.

Además, estas malas prácticas suponen un sobrecoste para el Consistorio sevillano por el apeo de árboles de este porte y el destoconado (para sacar las raíces), y el posterior replantado. Mientras que una adecuada selvicultura y mantenimiento posiblemente hubiera ahorrado esta pérdida económica y de patrimonio natural. Recordar que un árbol de 50 o 60 años como los de la plaza, genera una sombra y suponen un soporte de biodiversidad que ningún plantón puede sustituir a corto y medio plazo.

Otra razón de peso para cuestionar el apeado en esta fecha, en la cual más se necesita el arbolado para la reducción de la temperatura ambiental, la captación del CO2, y la producción de oxígeno, es que la probabilidad de caída de ramas, que según los técnicos consultados, es muy baja.

“En una ciudad como Sevilla, donde los niveles de contaminación son altos según el último informe de Ecologistas en Acción sobre calidad del aire de 2017 y donde las temperaturas en verano suelen alcanzar los 49ºC, el árbol de gran porte es nuestro mejor aliado”, han destacado desde Ecologistas.

En la mañana de ayer, vecinos y representantes de colectivos ciudadanos hizieron guardia para evitar que se siga talando los ejemplares que quedan.

Desde Ecologistas en Acción Ciudad de Sevilla, quieren manifestar su total desacuerdo a esta forma de actuar y solicitan al Ayuntamiento una reunión urgente para que explique a los vecinos y vecinas, en que se basan para justificar el apeo del arbolado sevillano.

Fuente e imágenes: Ecologistas en Acción Sevilla

, , ,

Comments are closed.