Tu energía más eficiente

El Círculo Sectorial del Patrimonio Cultural de Podemos alerta al Defensor del Pueblo Andaluz de la situación de abandono institucional en el que se encuentra el “Casco Histórico de Huelva”, hoy día y desde hace décadas.

Imagen antigua de Huelva.

El pasado 25 de agosto de 2016 fue publicada en prensa una noticia referida a la decisión tomada el día 11 de julio en la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Huelva por la que se declara en estado de ruina un inmueble situado en la calle Palacio nº 4 de esta capital (parcela 1855808), obra atribuida al insigne arquitecto onubense Francisco Monís Morales. El reconocimiento actual del que goza su breve labor profesional (1902-1908) es la inequívoca importancia que tienen para Huelva sus edificios, que representan buena parte de lo mejor que nos dejó la arquitectura de su tiempo.

La calle Palacio debe su nombre al gran edificio que se alberga en su cara norte, antaño residencia de los duques de Medina Sidonia y cuyos orígenes datan del s. XVII. Desde entonces, y junto a todo el eje que corre desde la Iglesia de la Concepción hasta la Plaza del Punto, este tramo ha ocupado un lugar preferente en la historia de la ciudad, testigo del ajetreo diario de miles de onubenses y tocando espaldas con la Plaza de las Monjas. No es de extrañar pues, que en las décadas siguientes al gran revulsivo económico y demográfico que se produjo hacia el último tercio del siglo XIX, la ciudad, y esta zona especialmente, se viera salpicada por suntuosos edificios encargados por la nueva burguesía, edificios que en la mayoría de capitales europeas conforman hoy día un alto porcentaje de eso que hemos venido a llamar “centro histórico” o “casco antiguo”. A diferencia de lo que algunos puedan pensar, Huelva no fue menos y contó con un centro de altura: el tipismo de la arquitectura propia a una población marinera de los siglos XVII y XVIII abrazando a las nuevas edificaciones influidas por la presencia extranjera en la ciudad y por las tendencias renovadas fruto de la Europa industrial.

Imagen de uno de los edificios.

Hasta hace tan sólo unas décadas, este rico patrimonio se había conservado casi inalterado, si bien desde la aprobación del PGOU de 1964 se ha venido produciendo una constante pérdida de edificios que hoy, cincuenta y dos años después, ha dejado como resultado la desaparición de hileras enteras en las calles de Huelva. Al haber favorecido la sustitución y aumento de edificabilidad en altura, al onubense adulto le cuesta hoy reconocerse en la ciudad en la que nació y a las nuevas generaciones ni tan siquiera les resulta factible hacer una correcta lectura de la ciudad que han heredado y lo que ésta fue en su historia.

Por todo lo expuesto anteriormente, las personas integrantes del Círculo Sectorial del Patrimonio Cultural de Huelva de Podemos han solicitado por escrito que el Defensor del Pueblo Andaluz se interese por este asunto. Por otro lado quisieran hacer una llamada de atención al actual equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Huelva por su continuismo político respecto de la corporación anterior en materia de urbanismo y conservación del patrimonio. Desde el inicio de la legislatura en 2015, el grupo socialista ha manifestado su pretensión de mejorar en estas materias, si bien en modo alguno no se ha percibido esa mejora.

Imagen de uno de los edificio históricos.

Recientes hechos demuestran una tendencia contraria, como son:

– La venta de la sede del PSOE en un histórico chalet en Paseo de los Naranjos nº 3 para derribo del mismo.

– El derribo de un inmueble en Plaza de San Pedro nº 7 y la previsión de aumento de edificabilidad para un edificio que hace unos años tenía grado P1.

– Los derribos y cambio del PERI relativo al antiguo Mercado del Carmen por el que se autoriza un aumento de la edificabilidad para la zona. La pérdida de todos sus elementos y opacidad para con el proyecto pretendido.

– El derribo de un edificio en calle Fray Juan Pérez nº 6, que se suma a la mayoría de pérdidas ya acontecidas en la misma calle, así como en la de San Sebastián y en 2013 en la Avenida de las Adoratrices. Resto todo ello de un barrio insigne de Huelva y guardián de La Joya, cabezo y zona arqueológica de suma relevancia.

– La continuación del abandono del Mercado de Santa Fe, edificio de fácil salida por su excelente estado de conservación.

– Abandono y pretensión de derribo del Mercado de la Merced junto con todo su perímetro, ya intervenido.

– Abandono y falta de seguridad en la antigua Prisión Provincial. Ni tan siquiera se ha resuelto la titularidad de la misma.

– Abandono de la antigua sede de Hacienda. En la única ocasión que se planteó un nuevo uso, la propuesta pasaba por el derribo interior del edificio, de grado P1.

– El edificio del Banco de España. La única propuesta sobre la mesa (de uso como museo) sin que hasta la fecha no conozcamos nada mas que un proyecto que pasa por el derribo interior del edificio, de grado P1.

– Abandono del antiguo edificio de Correos, amenazado y cuestionado en ocasiones. Edificio carismático de un barrio desaparecido, perfectamente alineado con su coetáneo antiguo de Obras Públicas y ambos desconsiderados en las nuevas alineaciones desarrolladas por el PGOU.

También se quiere denunciar el incumplimiento de acuerdos plenarios alcanzados y otros asuntos como son:

– La indefensión de los cabezos de la ciudad, ya que nada se ha realizado de la retirada de contaminación visual y asentando las bases para su liberación edificatoria a medio y largo plazo, según el caso.

– La no revisión del plan de Mundaka previsto por el gobierno anterior, incompatible con los nuevos planeamientos para con los cabezos de la ciudad.

– La no revisión del plan de Montija, aprobado por el gobierno anterior y en la línea de la especulación inmobiliaria, en un sector de la ciudad de Huelva, donde es muy factible encontrar recurrencias arqueológicas similares a las recién documentadas en el Sector del Seminario.

– La no revisión del PERI que afecta a la Plaza de la Soledad y el conflicto de intereses allí presente.

En definitiva, se quiere un cambio real en la política urbanística y patrimonial de Huelva, que sea transparente y consensuada con los diferentes agentes de la sociedad civil y asociativa. Un rumbo marcado por y para Huelva que ponga fin a tantos años de desmanes e intereses particulares. La ciudad lo necesita, y lo necesita ya de forma urgente que se adapte el planeamiento urbanístico al patrimonio histórico de Huelva como dice la Ley, y no la situación inversa de adaptar el patrimonio a los usos urbanísticos interesados. Es obligación de todos los responsables del urbanismo de Huelva, administración competente y profesionales, el buscar la compatibilidad y la convivencia de nuestro Patrimonio, máximo exponente de nuestro pasado Histórico, con los nuevos usos necesarios para el desarrollo de nuestra ciudad.

Fuente e imágenes: Círculo Sectorial del Patrimonio Cultural de Huelva de Podemos.

Comments are closed.