Tu energía más eficiente

El Comité de Expertos inicia una nueva fase de trabajo para estudiar la evolución de las deformaciones geológicas detectadas en el entorno de las balsas de fosfoyesos

  • El Ayuntamiento ha hecho un seguimiento del nuevo trabajo de campo, fundamental para definir la mejor solución técnica para la recuperación de las marismas

El Ayuntamiento de Huelva ha hecho esta semana un seguimiento de la nueva fase de trabajo de campo emprendida por el Comité de Expertos designado por la Mesa de Participación de los Fosfoyesos para definir una solución óptima y definitiva para la recuperación de las marismas del Tinto. Para ello es imprescindible estudiar la dinámica de las deformaciones geológicas detectadas meses atrás en las balsas por el grupo de especialistas dirigido por el catedrático del Área de Estratigrafía y Sedimentología de la Universidad de Huelva, José Borrego.

Ése es el cometido del trabajo desarrollado entre este lunes y el miércoles, una fase que se centrará, pues, en la práctica de una metodología para analizar la evolución en el tiempo y el espacio de las estructuras de deformación, asociadas a un fenómeno de liquefacción, que el Comité de Expertos descubrió a inicios de este año, tal y como se expuso esta primavera en la última convocatoria de la Mesa de Participación.

El hallazgo fue fruto del interés del Comité de Expertos en estudiar la afección de la sobrepresión de los apilamientos sobre el entorno geológico de las balsas. Mediante técnicas sísmicas de alta resolución se analizó el estado del sustrato sedimentario. “Pero esto era una foto fija”, ha explicado Borrero, “ahora vamos a ver cuál es el comportamiento de estas estructuras, que tienen entre 2 y 4 metros de profundidad, y cuál es su velocidad de evolución, para valorar la mejor forma de proceder. Para ello hemos recogido unos sondeos de 6 metros y en el laboratorio analizaremos cómo es la característica mecánica de esas deformaciones”.

En segundo lugar, explica el especialista, “hemos instalado algo parecido a lo que se denominan piezómetros, que son testigos de deformación. Hemos puesto unos tubos -que tienen la ventaja de ser poco invasivos-, los vamos a dejar fijos y periódicamente, durante los próximos meses, vamos a ir viendo si hay ascenso o descenso de fluidos por esos tubos, que nos van a marcar la velocidad de ascenso de esas plumas de deformación que están produciéndose en el entorno de las balsas de fosfoyeso”.

El resultado de esta investigación será clave en la propuesta técnica que presente un Comité de Expertos integrado por diez especialistas y en el que están implicadas la Universidad de Huelva, además de las de Sevilla y Granada; así como el Instituto Geológico y Minero de España y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas.

 

 

Fuente e imágenes: Ayuntamiento de Huelva.

 

, , , ,

Comments are closed.