Tu mundo, más eficiente

Josep Pàmies, el horticultor que desafía al sistema

Criminalizado por instituciones y asociaciones, desprestigiado por medios de comunicación y cuestionado incluso por youtubers, por el hecho de aportar sus opiniones o aconsejar remedios, Josep Pàmies se presenta como un horticultor que quiere cambiar el mundo que le rodea, centrándose en modificar los sectores de la Agricultura, Farmacéutico, Alimentario, Sanitario e incluso Político. Con artículos que lo califican de “charlatán y curandero del Siglo XXI”, Pàmies se caracteriza por ser una persona que quiere ayudar a los demás.

A pesar de sus numerosos detractores, Pàmies está respaldado por cerca de 300.000 seguidores en las diferentes redes sociales y numerosas personas que asisten a sus charlas. Polémico e incluso en algún post, provocador en las redes, Josep Pàmies tiene su negocio dedicado a la venta de plantas y derivados ofreciendo además conferencias abiertas al público como la que realizó el pasado 22 de noviembre en Berrocal. Su especialidad, disertar sobre el poder medicinal de las plantas aunque pronto comienza a hablar de temas más delicados como la curación del cáncer con remedios alternativos, en muchos casos cuando el paciente ya “está desahuciado por el sistema sanitario”.

El horticultor catalán es líder de la llamada “Dulce revolución”, un movimiento social no violento y con tiempo que apuesta por la evolución de la persona, pone en práctica las recomendaciones del plan estratégico de la Organización Mundial de la Salud 2014/2013 sobre la incorporación de las medicinas tradicionales en el sistema sanitario público.

 

Sistema sanitario

Y es que Pàmies y su concepción del mundo no deja a nadie indiferente, el carácter afable, servicial y a la vez inconformista y rebelde son rasgos que conforman su personalidad. Entre sus afirmaciones en Berrocal avaló el buen diagnóstico que realizan los médicos españoles y el avance en la utilización de extractos de plantas.”Las enfermeras están cambiando la sanidad dando consejos de extrangis” afirmó bromeando, aunque por otro lado se mostró muy duro con las políticas de los gobiernos, en especial en el ámbito sanitario con “unos médicos que despachan a los pacientes en 5 minutos“, “Hay que saber lo que le pasa a una persona y entenderla“, expresó contundentemente valorando un tiempo mínimo 30 minutos para una consulta óptima.

“Las plantas medicinales serían una alternativa cuando existe una enfermera”, poniendo como ejemplo la sopa de ajo y sopa de tomillo para evitar los resfriados. También alabó la medicina china, el uso de plantas, la acupuntura y la medicina tradicional, ya que para él, las infusiones de las plantas son más potentes que los medicamentos.

Alegato al cuidado personal en la alimentación

“Hay que cuidarse”, es una de las principales premisas de Pàmies, un horticultor que se inició cultivando con químicos, y ahora apela a la defensa del cultivo tradicional. En su charla equiparó el ser humano con el cultivo y destacó que nunca ha habido tantas enfermedades nuevas. “Lo más importante para el ser humano es la salud”, afirmó, lanzando la pregunta al público de -¿Por qué enfermamos?-. En su discurso dio algunas posibles respuestas como el cambio en la alimentación por productos elaborados o procesados, “pensábamos que era el progreso”, matizó.

De este modo Pàmies apeló a cambiar la “alimentación basura”, por una más saludable y natural, indicando que “según la OMS el 70% de las muertes serían por culpa de la alimentación, el resto serían por culpa de la falta de ejercicio y otros factores”. 110.000 muertes de cáncer y 4.000.000 de diabéticos diagnosticados al año fueron algunas de las cifras en las que se centró el agricultor catalán que remarcó que estos números no paran de crecer.

“Aunque se coma sano se debe comer poco, disfrutando de la pequeña cantidad de comida”, utilizando el sentido común con la llamada “Dieta de la abuela delgada”, a base de legumbres y verduras. Continuó destacando los conceptos de veganismo como futuro de la alimentación situando además a la felicidad como eje del bienestar apelando a la frase “tranquilidad y buenos alimentos”. También Pàmies se posicionó en contra del consumo de leche y la reducción de lácteos en la dieta, con alternativas como la fermentación de leche cruda o bebidas de avena. “La gente que bebe leche de vaca tiene cinco veces más posibilidades de sufrir cáncer”, expresó.

La insostenibilidad del sistema alimentario fue otro de los temas que trató en su charla. El crecimiento de la población, los cambios de la sociedad e industrias, o la elaboración de los alimentos tales como el trigo fueron conceptos a los que aludió. “Los consumidores deben de ejercer presión a los comercios para que introduzcan más ingredientes vegetales en los productos que venden” ó “la industria copia sustancias naturales para hacerlas artificiales” fueron algunas de sus afirmaciones, finalizando con el consejo de reducir el consumo de carne. En este sentido expresó que: “La provincia Huelva tiene la suerte de tener calidad en la carne que produce con unos animales que tienen una alimentación correcta y que realizan ejercicio. “Cuanto menos colesterol mejor”, añadió. Con estos y otros conceptos más que Pàmies desgranó en su charla, el agricultor cree que la esperanza de vida humana crecería.

Remedios caseros

Según Pàmies la denominada “La farmacia olvidada” es una de las alternativas a la medicina actual, recuperando técnicas como las lavativas para limpiar toxinas. El uso de agua de mar o el cloruro de magnesio para purgarse son acciones que según él estimularían el sistema inmunológico. En este contexto indicó la necesidad de volver a recuperar estos tratamientos naturales, por ejemplo los baños de agua caliente y fría, de agua caliente con sal, el uso de la artemisa y el kalanchoe para las enfermedades autoinmunes,  la utilización de plantas como la estevia para mejorar la circulación, u otras como la caléndula, mielenrama u ortiga para otros fines.

Muy crítico con el sistema

Muy crítico con el sistema actual, Pàmies afirmó que se intenta controlar a las personas para hacer un rebaño manso. “Estamos gobernados por corruptos e ignorantes “, espetó. También criticó el principal sistema económico actual expresando que: “En el sistema capitalista cuando una empresa no crece debe morir”. Y es que según el agricultor y los organizadores del evento de Berrocal, éste tiene dificultades para intervenir los actos donde desea expresarse.

Josep Pàmies ataca a los laboratorios farmacéuticos por la utilización de elementos sintéticos y les acusa de querer cronificar enfermedades en vez de curarlas totalmente. El payés también es defensor de la marihuana con usos medicinales exponiendo que “la marihuana no mata, el tabaco sí”, haciendo un llamamiento para la prohibición del “hachís adulterado”.

“Nos persiguen por recomendar el MMS y el Kalanchoe que es fácil de producir”, aunque otras fuentes no recomiendan el uso de estas sustancias por no estar “probadas científicamente o producir efectos adversos”. Por último, Pàmies denuncia una conspiración del sistema para no utilizar plantas, además de estar en desacuerdo con normativas que restringen las plantas en las fronteras, las llamadas “fronteras para las plantas”, llama a la defensa del mundo rural y arriesgar, apostando por el pueblo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Texto y reportaje gráfico: José Carlos Sánchez Rodríguez (Infonuba).

, , , ,

Comments are closed.