Tu energía más eficiente

La Junta de Andalucía forma a un millar de jóvenes onubenses en reanimación cardiopulmonar por el Día Europeo de la Parada Cardiaca

Día Europeo de la RCP

El 061 ha concedido una distinción a Susana García Alfaro por su eficaz intervención ante una situación en la que su ayuda salvó la vida de su pareja

Las delegaciones territoriales de Igualdad, Salud y Políticas Sociales y de Educación, Cultura y Deporte han organizado unas jornadas de formación masiva en reanimación cardiopulmonar (RCP), dirigidas a jóvenes onubenses con motivo de la reciente conmemoración del Día Europeo de la Parada Cardiaca. Se trata del segundo año consecutivo que se lleva a cabo esta actividad, que ha tenido como sede el Instituto de Educación Secundaria (IES) Alto Conquero, en la capital onubense.

Coordinadas por la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias (EPES) 061, estas jornadas, denominadas ‘Cardiomaratón’, han contado con la presencia de los delegados territoriales de ambas consejerías, Lourdes Martín y Vicente Zarza, respectivamente, acompañados por el director del servicio provincial del 061, Juan Chaves.

Cada año, en España se producen en torno a 25.000 paradas cardiacas fuera del ámbito hospitalario. Este problema afecta a una población con una edad media de 60 años y, en muchos casos, es la primera manifestación de una enfermedad cardiaca silente hasta ese momento. La supervivencia de mucha de las víctimas depende de que se aplique la reanimación cardiopulmonar en los primeros 3 ó 4 minutos, lo que puede aumentar las posibilidades de supervivencia en más del 50% de los afectados.

Esta realidad impulsó al Parlamento Europeo a aprobar en 2012 una declaración en la que pedía a la Comisión y al Consejo Europeo que adoptasen y trasladasen a los países miembros una serie de medidas para mejorar la atención y los resultados de la reanimación cardiopulmonar en la UE. Entre ellas se encuentra la creación del Día Europeo de la Parada Cardiaca, al que se ha unido la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias y numerosas instituciones públicas y privadas de Andalucía.

Durante el trascurso de esta campaña hoy, un millar de alumnos de educación secundaria y bachillerato han recibido entrenamiento en RCP en Huelva. Con ello, la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales pretende incrementar el número de personas que conozcan cómo actuar ante estas situaciones e incrementar así la supervivencia de las personas que sufren una parada en el ámbito extrahospitalario.

La formación ha sido impartida por docentes del 061 y de las siguientes instituciones colaboradoras: los distritos sanitarios Huelva-Costa y Condado-Campiña, Bomberos, Cruz Roja, Protección Civil y Escuela Universitaria de Enfermería de Huelva

Las recomendaciones internacionales indican que una de las estrategias principales dirigidas a disminuir la mortalidad de los pacientes que han sufrido una parada cardiorrespiratoria es enseñar a la población en general las medidas básicas que deben aplicar a estos pacientes mientras llegan los equipos sanitarios, y que han demostrado que aumentan la supervivencia en estos casos.

Distinción especial

Como ejemplo de ello, la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias ha distinguido a propósito del Día Europeo de la Parada Cardiaca de forma especial a Susana García Alfaro, una joven onubense que con su pronta y eficaz intervención permitió salvar la vida de su pareja tras sufrir ésta un episodio de ‘muerte súbita’ en noviembre del año pasado.

Susana llamó al 061, pidió ayuda y desde el centro coordinador le explicaron cómo aplicar las técnicas de reanimación a pesar de que no tenía conocimientos previos, mientras el equipo de emergencias sanitarias acudía a su domicilio en Aljaraque. La entereza de seguir las instrucciones que le facilitaba el médico coordinador del servicio de emergencias sanitarias de Huelva a través del teléfono, ayudó a que Javier Díaz Rodríguez, de 41 años, se recuperase y realice hoy su vida con normalidad y sin secuelas.

Miembros del servicio de emergencias sanitarias del 061 de Huelva han hecho entrega de este distintivo a Susana en nombre de todos los profesionales sanitarios que participan en la cadena de supervivencia, haciéndolo extensivo a todos aquellos ciudadanos que con su gesto solidario ayudan a las personas que se encuentran en parada cardiaca mientras acuden los servicios de emergencias.

La Empresa Pública de Emergencias Sanitarias viene trabajando desde hace años para fomentar la formación de ciudadanos y primeros intervinientes en las situaciones de emergencias y de la comunidad educativa. El Consejo Europeo de Resucitación Cardiopulmonar ha calculado que más de 100.000 personas al año podrían salvar sus vidas en Europa si se alcanzaran las tasas de formación de ciudadanos en estas técnicas que tienen en países referentes como Países Bajos o Suecia.

Estos eventos suceden en la calle, en el trabajo o mientras se hace ejercicio o una actividad extenuante, aunque ocurren en su mayoría en el hogar. En la actualidad, menos de 1 de cada 10 personas sobreviven. Las investigaciones realizadas muestran que la aplicación de las técnicas de reanimación cardiopulmonar por una persona que presencia la parada cardiaca aumenta la supervivencia entre 2 y 3 personas de cada 10, aunque sólo 1 de cada 5 pacientes llega a recibir esta ayuda.

Técnica de reanimación cardiopulmonar

La parada cardiorrespiratoria es la interrupción brusca, generalmente inesperada y potencialmente reversible de la respiración y de la circulación espontánea. Una recuperación del paciente sin secuelas neurológicas exige que los tiempos de actuación sean inmediatos. En este punto, la colaboración ciudadana, el aviso y el inicio inmediatos de maniobras de reanimación son imprescindibles para conseguir un buen resultado final.

La técnica de reanimación cardiopulmonar consiste en el mantenimiento de la vía aérea abierta, de la respiración y de la circulación de la sangre, sin equipo específico, sólo utilizando las manos y la boca, pudiéndose usar dispositivos de barrera para la vía aérea, evitando así el contacto directo con la víctima.

 

Cadena de supervivencia

Durante las sesiones formativas, los asistentes ponen en práctica los consejos y recomendaciones de los profesionales sanitarios para realizar la reanimación cardiopulmonar sobre maniquíes o pacientes simulados, al tiempo que aprenden la secuencia de actuaciones que determinan un aumento de la supervivencia tras sufrir una parada cardiorrespiratoria, lo que se ha llamado la ‘cadena de supervivencia’.

Esta cadena consta de cuatro eslabones bien diferenciados y todos a su vez imprescindibles. En primer lugar hay que alertar con rapidez al servicio de emergencias sanitarias llamando al número 061, para posteriormente comenzar con las maniobras de reanimación cardiopulmonar básica de forma eficaz y hasta que llegue el equipo sanitario que atenderá al paciente. En tercer lugar se efectuará la desfibrilación precoz, que se refiere al tratamiento eléctrico de la arritmia que ha producido la parada. Por último el equipo de emergencias sanitarias realizará la asistencia y traslado al hospital.

Fuente e imagen: Delegación del Gobierno de la Junta de Andalucía en Huelva.

, , , , , , , ,

Comments are closed.