Tu mundo, más eficiente

Puerto Zumajo, un lugar mágico para disfrutar del verano

     

Cientos de personas se reúnen cada verano en un embalse para disfrutar del deporte, la música y otras disciplinas en conjunción con la naturaleza del lugar. Se trata de Puerto Zumajo, un complejo de ocio en el embalse del mismo nombre que cuando llega el calor abre sus puertas para sorprender y hacer disfrutar del medio ambiente de la zona y las actividades deportivas y de meditación, mientras, alrededor, una extensa barrera vegetal autóctona lo aísla de la civilización y lo convierte en un lugar mágico.

Puerto Zumajo no es un lugar, es una experiencia. Aquí nos podemos fundir con la naturaleza, con el agua, con la flora y con la fauna con especies como el águila, la garza o el martín pescador, pero lo más impresionante son sus atardeceres. Ver como el sol se esconde por el oeste mientras se toma una copa o un tentempié con los nuestros es una experiencia única. Y ya por la noche disfrutar de la música alternativa, del cielo estrellado, mientras se conversa con los amigos en los sillones del jardín o en el propio césped es ya un hábito para personas que buscan algo diferente para el estío.

En los últimos años, el club se ha acondicionado hasta crear un espacio que aglutina bar, carpa, zona de baile y zona de baño con posibilidad para el disfrute y la desconexión con la agitada vida donde poder realizar biodanza, yoga, pesca, piragüismo o incluso simplemente un lugar de reunión para echar unas risas o un partida de juegos de mesa. Mientras otros, simplemente, van a este lugar para deleitarse con la tranquilidad que se respira.

“Hace veinte años que comenzamos las primeras actividades en el pantano y poco a poco las hemos ido ampliando porque así lo han pedido también los usuarios. La verdad es que tiene muy buena acogida”, explica su responsable, Antonio Oliveira, quien hace veinte años consiguió los permisos para habilitar este espacio, un antiguo pantano de las minas de los británicos para convertirlo en más que una propuesta vacacional. Actualmente es un centro de referencia de la comarca para esas tardes noches de calor tanto para niños como adultos, donde se puede disfrutar de comidas de grupo y se puede incluso alquilar para celebrar fiestas, celebraciones y presentación de productos, ¿se imagina una boda o un cumpleaños en este lugar idílico?

También hay opciones para los senderistas, con un camino de alrededor de 8 kilómetros en dirección a Minas de Riotinto, un oportunidad para disfrutar de la naturaleza y el deporte.

No sólo los habitantes de la Cuenca Minera conocen este pequeño paraíso, sino que hasta el lugar se acercan visitantes de Huelva, Sevilla o Extremadura.

El responsable de este complejo de ocio tiene muchos proyectos entre manos. El más inmediato es la creación de un aula de la naturaleza, de forma que visiten la zona escolares, niños e incluso adultos y aprendan a distinguir los árboles o el sonido de los pájaros, un modo, además, que este lugar funcione todo el año. Su responsable, Antonio Oliveira explica que “nuestro reto es aprovechar este espacio todo el año, hasta ahora sólo lo habilitamos para los dos meses de verano, pero queremos que la gente pueda venir en cualquier época, por ello, los proyectos que tenemos ya en producción”.

 

 

Texto: Manuel Rodríguez.

Imágenes: José Carlos Sánchez Rodríguez.

, , , ,

Comments are closed.