Tu mundo, más eficiente

Tag Archives | Golfo de Cádiz

Convocadas ayudas a la paralización temporal de la actividad pesquera de la flota del Golfo de Cádiz

  • Como novedad, el sector de cerco tendrá una compensación de hasta 30 días de veda gracias a la propuesta hecha en este sentido por la Consejería

La Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural ha convocado las ayudas de 2018 destinadas a compensar la paralización temporal de la actividad pesquera de la flota con puerto base en Andalucía, que faena en el Caladero Nacional del Golfo de Cádiz, en las modalidades de arrastre de fondo y de cerco. Según publica hoy el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA), el presupuesto de esta línea asciende a dos millones de euros, cofinanciados en un 50% con fondos procedentes del Fondo Europeo Marítimo, y en el otro 50% con cofinanciación de la Administración General del Estado.

Como novedad, en esta convocatoria se incluye la posibilidad de que la flota de cerco pueda compensarse hasta un máximo de 30 días de parada, gracias a la propuesta de la Consejería que fue aprobada en la Conferencia Sectorial celebrada el 31 de julio. En el caso de la modalidad de arrastre, esta subvención se otorgará por una duración máxima de 15 días. En concreto, serán beneficiarios de estos incentivos armadores y tripulantes afectados por la parada temporal de su actividad pesquera. Para el arrastre, el importe total disponible es de 1,1 millones de euros, mientras que el cerco cuenta con 900.000 euros.

El plazo de presentación de las solicitudes será de 15 días hábiles a contar desde el día siguiente al inicio de la veda, que en el sector del arrastre de fondo es del 16 de septiembre al 31 de octubre y para el cerco se extiende del 1 de diciembre al 31 de enero. Los formularios para acceder a estas ayudas, que se conceden en régimen de concurrencia competitiva, podrán obtenerse en la siguiente dirección electrónica: http://juntadeandalucia.es/organismos/agriculturapescaydesarrollorural/areas/pescaacuicultura/ayudas-pesqueras.

Estos incentivos a las paradas temporales de la actividad pesquera se dirigen a garantizar la viabilidad del sector durante los períodos en que las empresas se ven obligadas a no faenar. De esta forma se fomenta que la pesca sea sostenible medioambientalmente, eficiente en el uso de los recursos, innovadora y competitiva.

 

Fuente e imágenes: Junta de Andalucía / José Carlos Sánchez Rodríguez (Infonuba)

 

La Junta de Andalucía aumenta a cuatro horas diarias las posibilidades de pesca en el caladero de chirla del Golfo de Cádiz

  • En septiembre se volverá a hacer una evaluación del recurso para comprobar si se mantiene el rendimiento máximo sostenible en límites correctos  

La Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural ha aumentado de tres a cuatro horas diarias las posibilidades de pesca para el caladero de chirla del Golfo de Cádiz en respuesta a las demandas que venía haciendo el sector. A cambio, la mayor parte del sector se ha comprometido a disminuir el esfuerzo pesquero y cada barco reducirá de 150 a 120 kilos la cantidad máxima de capturas al día.

El consejero del ramo, Rodrigo Sánchez Haro, que ha tomado esta decisión en contacto con los interesados en la pesquería de chirla, ha informado al sector de que en septiembre se volverá a hacer una evaluación del recurso para comprobar si esta modificación permite mantener el rendimiento máximo sostenible en límites correctos. “En el caso contrario, se tomarán las medidas oportunas”, ha enfatizado Sánchez Haro, quien ha recordado que “la prioridad es garantizar la sostenibilidad de esta actividad desde el punto de vista ambiental, económico y social”.

En el marco de la interlocución permanente que mantiene la Consejería con este sector, el pasado día 20 de julio la directora general de Pesca y Acuicultura, Margarita Pérez, mantuvo un encuentro con representantes del sector para informarles acerca de la situación científica en la que se encontraba el caladero tras algo más de dos semanas desde el reinicio de la actividad marisquera. En esta reunión, Pérez trasladó el compromiso de la Consejería de equilibrar la información científica y económica para valorar la posibilidad de aumentar el tiempo de faena.

El pasado 1 de julio la Junta reabrió el caladero (tras siete meses de cierre) con una serie de condiciones recogidas en la Orden dirigidas a favorecer la recuperación y conservación se esta especie. El texto fija en 2.500 toneladas el tope máximo de captura al año, cantidad recomendada por el Instituto Español de Oceanografía (IEO) para asegurar la recuperación sostenible del recurso.

El número de embarcaciones de draga hidráulica que capturan chirla en este caladero asciende a 96. La campaña se extiende de julio a abril, ya que los meses de mayo y junio se aplica la veda establecida en la Orden de 25 de marzo de 2003.

 

 

Fuente e imagen: Delegación del Gobierno de la Junta de Andalucía en Huelva.

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente reabre la pesquería de anchoa para el cerco en aguas del sur de Galicia y de jurel para todas modalidades en aguas del Golfo de Cádiz

Imagen de una embarcación pesquera.

  • Se ha realizado una reserva de 200 tns. de anchoa cedidas por el sector del Golfo de Cádiz ante la posibilidad de aparición de esta especie en aguas de Galicia en el último trimestre del año
  • En el Golfo de Cádiz, procedente de la cesión del cerco gallego, se establece una reserva de 100 tns de jurel que permitirá reabrir la pesquería inmediatamente, y otra de 100 tns de caballa que permitirá continuar con la pesquería
  •  Desde las 0:00 horas de mañana martes, 27 de septiembre, se podrá desembarcar anchoa en la zona IXa norte –en Galicia- y jurel en la IXa sur en el Golfo de Cádiz

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, ha determinado la reapertura de las pesquerías de cerco en aguas del sur de Galicia y de jurel para todas las modalidades en aguas del Golfo de Cádiz, tras contabilizar las cesiones temporales de cuota establecidas por los sectores pesqueros andaluces y gallegos, que permitirán mantener abiertas dos importantes pesquerías que, en estos momentos se encontraban cerradas.

Así, el sector de cerco andaluz, ante la posibilidad de aparición de anchoa en aguas de Galicia, al sur del cabo Finisterre, ha decidido realizar una cesión de cuota de anchoa de 200 tns. que se le había asignado a esta flota.

Por su parte, el sector gallego ha aceptado la posibilidad de establecer una reserva similar de 200 tns., en este caso 100 de jurel y 100 de caballa, para que se pueda reabrir la pesquería de jurel en aguas del Golfo de Cádiz, cerrada desde el pasado 16 de agosto para todas las modalidades.

Gracias al intercambio facilitado entre sectores, desde mañana martes, 27 de septiembre, los barcos de cerco del cantábrico noroeste podrán a disponer de la posibilidad de desembarcar anchoa, y los barcos con base en los puertos del Golfo de Cádiz podrán desembarcar jurel.

Desde las 00:00 horas de mañana martes, 27 de septiembre, se podrá desembarcar anchoa en la zona IXa norte –en Galicia- y jurel en la IXa sur en el Golfo de Cádiz

La distribución de las diferentes cuotas de pesca de especies contingentadas se viene realizando de acuerdo con la Ley de pesca marítima del Estado y las órdenes ministeriales AAA/2534/2015, de 17 de noviembre, por la que se establece un Plan de gestión para los buques de los censos del Caladero Nacional del Cantábrico y Noroeste; y la AAA/1406/2016, de 18 de agosto, por la que se establece un Plan de gestión para los buques de los censos del Caladero Nacional del Golfo de Cádiz.

Este mecanismo de intercambio o cesión de cuotas es el medio más rápido y eficaz para poder maximizar el aprovechamiento de las cuotas pesqueras en cada momento, y reducir los posibles descartes de estas especies por carecer de cuota disponible en estos momentos.

Fuente: Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente / Subdelegación del Gobierno en Huelva.

Imagen: José Carlos Sánchez Rodríguez (Infonuba).

 

Una investigación de la Universidad de Huelva establece la configuración geográfica del Espacio Natural de Doñana durante la época romana

Paleogeografía del estuario del Guadalquivir en el siglo II-III d.C. y acción del tsunami.

Durante la época romana, la geografía de la desembocadura del río Guadalquivir, el Baetis romano, era bastante diferente a como la conocemos hoy día y los diferentes asentamientos existentes estaban supeditados a las variables dinámicas del medio, destacando entre éstos los episodios de olas extremas –tormentas y tsunamis– y la progresiva acumulación de sedimentos.

Esta es la conclusión a la que ha llegado un nutrido y multidisciplinar equipo de investigación liderado por el profesor del Departamento de Geodinámica y Paleontología de la Universidad de Huelva, Antonio Rodríguez Ramírez. A partir de un estudio geomorfológico y sedimentológico de las diferentes formaciones geológicas y una exhaustiva revisión de textos antiguos, se ha podido establecer la historia geológica de este incomparable marco natural que es la desembocadura del río Guadalquivir, donde se ubica Doñana. El trabajo se inició en el año 2013 y finalmente se ha visto culminado con su publicación en la revista científica Geomorphology, con el título “Geomorphological record of extreme wave events during Roman times in the Guadalquivir estuary (Gulf of Cadiz, SW Spain): An archaeological and paleogeographical approach”.

Durante los siete siglos de presencia romana en la Península Ibérica (218 a. EC – 475 d. EC) el estuario evolucionó “desde un lago costero, el llamado Lacus Ligustinus, bien comunicado con el mar a través de dos desembocaduras fluviales que rodeaban la flecha de La Algaida, en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz), a una marisma de marea muy sedimentada y con una única desembocadura, ya que La Algaida se uniría a tierra firme mediante un tómbolo – barra arenosa que une dos islas, o una isla con tierra firme–a partir del siglo I de nuestra era”, según muestra el citado trabajo de investigación.

En el transcurso de esta evolución, fuertes tormentas y un tsunami en el siglo II-II de nuestra era sacudieron el perfil costero, dando lugar a llamativas morfologías erosivas y lechos sedimentarios. “Geológicamente este gran episodio catastrófico tuvo consecuencias importantes para para las formaciones costeras, dando lugar a un escape erosivo muy importante en la flecha litoral de Doñana y abanicos de derrame asociados”, afirma el profesor de La Onubense Antonio Rodríguez Ramírez.

Del mismo modo, la investigación publicada releva que “en la marisma los efectos no fueron tan destructivos, precisamente por la protección de la propia flecha, que dio lugar a un llamativo lecho sedimentario constituido por conchas de bivalvos y arena, así como a la erosión de algunos malecones fluviales y su consiguiente inundación marina”.

Arqueológicamente este episodio sería el responsable de un declive temporal en la actividad del asentamiento romano del Cerro del Trigo, así como de otros del Golfo de Cádiz. Muy posiblemente, el terremoto que destruye Baelo Claudia -actual Bolonia- en la misma época, estaría relacionado con dicho tsunami, asegura Antonio Rodríguez Ramírez.

Los diferentes asentamientos romanos de la desembocadura del río Guadalquivir se vieron muy condicionados por los diferentes procesos geodinámicos del medio. Como norma general, en el Guadalquivir los romanos siempre buscaban una buena comunicación con el mar, preferentemente a través de la desembocadura principal del río -la más occidental- y protección ante las grandes tormentas marinas y posibles tsunamis, ubicándose siempre en la zona de sotavento -zona opuesta a aquella de donde viene el viento y las olas-de las barreras arenosas.

Los diferentes episodios catastróficos, elprogresivo aislamiento del estuario por el crecimiento de las flechas litorales y extensión de la marisma, dieron lugar al colapso y desplazamiento de las vías fluvio-mareales de comunicación, provocando a su vez el paulatino abandono de estos sitios. El abandono del asentamiento romano de La Algaida-El Tesorillo- coincide con la desaparición del brazo izquierdo del río y la progresiva colmatación del entorno y el del Cerro del Trigo con el estrechamiento y paulatino desplazamiento del cauce principal hacia el sur.

Del mismo modo, Ébora quedaría aislada por la desaparición del canal mareal que comunicaba con el cauce principal del río. Posiblemente, lugares como Chipiona o Sanlúcar de Barrameda empezaron a tener más importancia a raíz del abandono de estos asentamientos, buscando lugares con mejor conexión marina.

De otro lado, este trabajo ha puesto de manifiesto también que el catálogo para tsunamis en el Golfo de Cádiz durante la época romana, realizado por el geógrafo José Galbis Rodríguez y publicado por la Dirección General del Instituto Geográfico Catastral y de Estadística en los años 1932 y 1940, utilizado reiteradamente en otros trabajos científicos relacionados con la materia, “se nos antoja poco fiable y por tanto no debería usarse, por lo que para establecer tales eventos debemos recurrir al registro geológico y arqueológico”, concluye el responsable de la investigación.

Fuente e imagen: UHU.

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente tramita la aprobación de la Orden de ayudas a la flota de cerco afectada por el cierre de la pesquería de la sardina.

Ejemplares de sardina.

 En la Orden se reduce el porcentaje de dependencia del 25 al 20 por ciento de los desembarques de sardina sobre el total desembarcado

 Se incrementa el número de barcos beneficiados, que ascenderán a un total de 227, con una dotación presupuestaria prevista de 6,5 millones de euros

 Tras la gestión del procedimiento de tramitación, actualmente en marcha, se espera que la Orden sea aprobada en las próximas semanas 16 de octubre de 2014.

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente ha iniciado los trámites para la aprobación de la Orden de ayudas por la paralización, temporal y voluntaria, de la flota cerquera afectada por el cierre de la pesquería de la sardina en el Cantábrico Noroeste (zona CIEM VIII c) y Golfo de Cádiz (zona CIEM IX a).Una gestión que se realiza tras recibir las observaciones del sector y Comunidades Autónomas a los proyectos de Órdenes remitidos el pasado 1 de octubre. En estos nuevos textos, se atiende al difícil equilibrio de la pesquería del cerco durante este año 2014. Para ello se ha decidido reducir el porcentaje de dependencia, que pasará del 25% al 20% de los desembarques de sardina, sobre el total desembarcado ó del valor de dichos desembarques sobre el valor total de las capturas comercializadas. El periodo de referencia para el cálculo de estos porcentajes será del 2007 a 2014. Por otra parte se mantiene el periodo de parada voluntaria entre el 1 de octubre y el 30 de noviembre, con el fin de que los procedimientos de pago puedan abordarse durante el presente ejercicio presupuestario. Igualmente se mantienen los baremos propuestos, tanto para tripulantes como para armadores, dado que son los que figuran en el Programa Operativo del Fondo Europeo de Pesca, y no son susceptibles de cambios. Con esta modificación, se aumenta el número de barcos beneficiados, que ascenderá a un total de 227, con un número estimado de 2.281 tripulantes, con una dotación presupuestaria prevista de 6.554.136,60 euros. Tras la gestión del procedimiento de tramitación, actualmente en marcha, se espera que la Orden sea aprobada en las próximas semanas.

 

Fuente: Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

Imagen: José Carlos Sánchez (Multimagenestudio).

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente adopta el cierre de la pesquería de la sardina ante el agotamiento de la cuota prevista.

Sardinas en un supermercado onubense

-El cierre se realiza de manera simultánea en los caladeros portugués y español y para los barcos de ambas banderas.

-El Ministerio confía que la gestión responsable de este recurso, que se encuentra en mal estado biológico, permita en un futuro próximo una mayor abundancia de cuota.

-Desde el Departamento se valorará la incidencia del cierre y planteará a la UE la posibilidad de establecer medidas compensatorias para los buques y sus tripulaciones.

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, a través de la Secretaría General de Pesca, ha adoptado el cierre de la pesquería de la sardina ibérica, al constatarse que España y Portugal han consumido la cuota prevista por la regla de explotación para la totalidad del stock. Esta medida entrará en vigor las zonas CIEM VIIIc (Cantábrico Noroeste, desde el País Vasco, en la desembocadura del Bidasoa, hasta Finisterre), y IXa, (parte española de Finisterre a frontera con Portugal, aguas de Portugal y el Golfo de Cádiz), a partir de las 00:00h del día 20 de septiembre.

El cierre se realiza de manera simultánea en los caladeros portugués y español y para los barcos de ambas banderas. Con este gesto, las administraciones española y portuguesa entienden que se hace innecesario someter esta especie a un TAC comunitario. Hay que recordar que las administraciones española y portuguesa participaron conjuntamente en la elaboración de una regla de explotación, más favorable que la utilizada por ICES en sus recomendaciones (permitiría capturar un 20% más), sin por ello dejar de ser precautoria, como ha afirmado este organismo científico. Esta regla de explotación fue incorporada al plan de gestión de la sardina aprobado por el Ministerio en agosto de este año. Con este cierre se reitera el compromiso de esta administración con una gestión responsable de los recursos pesqueros, que permita una sostenibilidad biológica, social y económica a largo plazo. Este Ministerio confía en que la gestión responsable de este recurso, que se encuentra en un mal estado biológico, siente las bases para una recuperación de la especie que permitirá en un futuro próximo una mayor abundancia de cuota, con los beneficios para el sector que llevaría aparejada. Desde el Departamento se está cuantificando la incidencia de este cierre y planeará a la UE la posibilidad de establecer medidas compensatorias para los buques y sus tripulaciones mediante su inclusión en los planes de gestión del Cantábrico Noroeste y Golfo de Cádiz.

Fuente: Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

Imagen: José Carlos Sánchez (Multimagenestudio).