Tu energía más eficiente

AUGC Huelva denuncia de nuevo la falta de seguridad de los guardias civiles

Imagen de una de las vallas en un cuartel de la provincia.

La delegación de Huelva de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) ante los hechos ocurridos en el Cuartel de Ayamonte, el pasado día 18 de julio, en los que una persona ha puesto un artefacto explosivo, petardo de grandes proporciones, camuflado con un pañuelo palestino a las 4:45 horas, quiere poner en conocimiento de la opinión pública, la falta de seguridad de los guardias civiles que presentan el servicio de puertas, en solitario y sin ninguna medida de autoprotección, pone en peligro sus vidas, han sufrido agresiones, situaciones de soledad, sin protección de ningún tipo, todas y cada una, han sido puestas en conocimiento de la Comandancia sin que se hayan tomado las medidas oportunas.

Desde hace dos años, esta asociación ha denunciado ante la superioridad todos y cada uno de los casos de los que ha tenido conocimiento y en ninguna de las ocasiones, ni se han dado instrucciones, ni se han tomado ningún tipo de medidas para dar protección a los guardias civiles.

La soledad del guardia de puertas y su falta de protección es un hecho que ya se ha denunciado en multitud de ocasiones ante las distintas autoridades, incluso a la Dirección General, Inspección de Trabajo, y a las distintas oficinas de Prevención de Riesgos Laborales, sin embargo no se dan instrucciones para evitar estos hechos, ni se dota de protección a estos guardias civiles.

AUGC Huelva viene denunciando desde hace tiempo la falta de personal existente en las unidades de la Comandancia, no solo por los mínimos anuncios de plazas a cubrir en los puestos, sino por la descoordinación y el cada vez mayor número de agentes dedicados a otro tipo trabajos, que no son los de prevención de la delincuencia, sino los destinados a tareas burocráticas, comisionados, agregados y otros asuntos que merman la cantidad de agentes destinados a estas labores.

En este caso en concreto y como en otros muchos cuarteles de la provincia, el guardia de puertas se encontraba solo, teniendo que atender a los ciudadanos que se personen en el cuartel, recoger denuncia, proteger el cuartel, vigilar a posibles detenidos, atender el teléfono, las emisoras, y un sinfín de misiones sin que se le de protección por parte de nadie y lo que es más importante la falta de protección del propio edificio del cuartel, en la mayoría de los acuartelamientos no existen medidas de protección salvo alguna que otra valla totalmente inadecuada y en algunos casos ni eso, por lo que acercarse a la mayoría de los cuarteles es bastante fácil.

Algunos guardias civiles, de servicio de puertas, están procediendo a solicitar la presencia de alguna patrulla de servicio, para poder atender a los ciudadanos con seguridad, pero esto no siempre puede hacerse, porque debido a la carencia de guardias civiles una patrulla a veces tiene que vigilar tres o cuatro pueblos e incluso instruir diligencias de violencia de género, por lo que no pueden dar protección al guardia de puertas.

En la actualidad se está poniendo en peligro la integridad de los guardias civiles, ya que para evitar la falta acuciante de personal en las unidades se están formando patrullas por un componente de un puesto y de otro puesto distinto, teniéndose que trasladar los guardias en solitario y sin protección de una localidad a otra. A esto hay que añadir que si para formar una patrulla hay que unir dos guardias de puestos distintos es porque no existe otra en ninguna de las localidades próximas.

Los servicios en solitario no deben realizarse sin la adecuada protección, a cualquier comisaría que nos acerquemos podemos ver como existen varios Policías para darse protección unos a otros, mientras que en los cuarteles de la Guardia Civil, un solo guardia presta el servicio, prueba mas que evidente de la falta de atención y de protección por parte de los mandos hacia los guardias civiles.

En la situación de alerta 4 en la que nos encontramos las autoridades políticas y mandos de la Guardia Civil deberían velar por la seguridad y la integridad de los guardias civiles y no efectuar este tipo de servicios solos para guardar las apariencias de que existen patrullas de servicios, y guardias para atender a los ciudadanos, cuando en realidad se han reducido bastantes debido a la mala distribución de las Unidades y a la mala utilización y organización de la propia Guardia Civil. No es posible que en el siglo XXI la Guardia Civil este estructurada territorialmente como en el siglo XIX, siendo necesario para evitar esto agrupar a los guardias civiles en pequeñas comisarías, donde se preste una atención adecuada a los ciudadanos, protección para los guardias de servicio y para poder tener mas efectivos en las patrullas.

Ante este tipo de situaciones AUGC ha solicitado en más de una ocasión del Jefe de la Comandancia que dé instrucciones claras y precisas de cómo tiene que actuar el guardia de puertas ante la presencia de un ciudadano cuando se encuentra solo de servicio en el acuartelamiento: si tiene que llamar a una patrulla para que le de protección mientras atiende al ciudadano, si puede requerir la presencia de la Policía Local, si puede enviar a este ciudadano a otra localidad donde exista personal de instrucción de diligencias, o si tiene que solicitarle que acuda en horarios de oficina. Todo ello en aras de la seguridad jurídica y de protección personal del guardia de puertas, pero una y otra vez se contesta lo mismo, y no se toman medidas.

Se ha solicitado en diversas ocasiones, que se proceda a evaluar todos los puestos de trabajo relativos a los cometidos y funciones de los guardias de puertas, así como la falta de protección de algunos acuartelamientos, teniendo en cuenta los siguientes aspectos:

  • Número de cometidos y funciones que debe desarrollar el trabajador en dicho puesto de trabajo (suelen ser los descritos anteriormente, pero varían en cada unidad).
  • La existencia o no, de instrucciones o pautas claras sobre cómo actuar en el caso de darse la situación de que el agente deba atender varios cometidos al mismo tiempo.

La contestación ha sido siempre la misma, la cual se agradece que se comunique, pero las Asociaciones Profesionales de la Guardia Civil, no tienen competencias en relación con el servicio, cuando lo que se está denunciado es la falta de seguridad y la falta de cumplimiento de los riesgos laborales, que son totalmente aplicables a la Guardia Civil y sin embargo hemos visto como con que facilidad una persona puede acceder a un cuartel, en este caso era un petardo, pero podría haber sido mucho más grave.

Esta es la protección que tiene un determinado cuartel que se omite para no poner en peligro a los compañeros y a pesar de que el Jefe de la Comandancia considera que la protección es la correcta, medios para cortar la entrada al cuartel y las señales con las que los ciudadanos, deben quedar enterados que no deben estacionar, en la zona de seguridad de cuartel, las vallas no tienen ni siquiera pies para sostenerse, los conos ni mencionarlos de pena y las dos señales están roídas y rotas aun así el Jefe dice que está todo correcto.

Con más de 30.000 afiliados, AUGC es la decana de las asociaciones profesionales y la mayoritaria en el Consejo de la Guardia Civil. Cuenta con representación en todo el territorio español, en cada una de las unidades y especialidades del Cuerpo y viene liderando el movimiento asociativo desde la llegada de la democracia, cuando nació como un sindicato clandestino. Su lucha por la democratización y la desmilitarización de la institución le valió en 2010 el Premio Nacional de Derechos Humanos que concede la Asociación Pro Derechos Humanos de España (apdhe).

Fuente e imagen: AUGC Huelva.

, ,

Comments are closed.