Tu energía más eficiente

Ecologistas en Acción denuncia que la Edar de Arahal no depura correctamente ni el Fósforo ni el Nitrógeno en gran parte del año

Ecologistas en Acción

La depuradora de Arahal incumple la norma de aguas residuales urbanas

Conforme a los datos analíticos facilitados hace un par de semanas por la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio correspondiente a los años 2014 y 2015 de todas las depuradoras de Andalucía, la de Arahal no cumple con el Real Decreto 509/1996, de 15 de marzo, por el que se desarrolla el Real Decreto-Ley 11/1995, de 28 de diciembre, sobre las normas aplicables al tratamiento de las aguas residuales urbanas.

Y no lo cumple porque en gran parte de las muestras tomadas en el año -entre seis y ocho meses-, los datos de salida (mg/l) del Fósforo Total y del Nitrógeno Total superan las concentraciones estipuladas en el Anexo I del RD 509/1996. Concretamente los 2 y los 15 mg/l respectivamente.

Por su parte, tanto la carga orgánica medida a través de la Demanda Biológica de Oxígeno (DBO5) y la Demanda Química de Oxígeno (DQO), así como los Sólidos en Suspensión (SS), sí son correctamente depuradas. Casi todos los datos de salida se encuentran por debajo de lo permitido por normativa.

Los últimos datos facilitados hasta la fecha eran los de 2013, y estos ya apuntaban a problemas de estos dos parámetros en algunas muestras durante el año. No ha sido hasta ahora, después de numerosos escritos de solicitud, denuncia al Consejo de la Transparencia y concentración antes de la celebración del Consejo Andaluz de Medio Ambiente, cuando la Consejería no ha tenido más remedio que remitir a Ecologistas en Acción esos datos, cuya publicación era obligatoria desde la entrada en vigor de la Ley de Transparencia a mediados de diciembre de 2015, cuando se ha ratificado el incumplimiento de las normas de depuración de las aguas residuales urbanas que ya sospechaban.

El fósforo que se encuentran en las aguas residuales urbanas procede principalmente de detergentes y productos de limpieza, de las excreciones humanas y de animales; también, de los fertilizantes eliminados del suelo. Por su parte, el nitrógeno también tiene su origen en los detergentes y fertilizantes. Ambos compuestos tienen un papel fundamental en el deterioro de las masas acuáticas.

Así pues, Arahal está vertiendo agua depurada con concentraciones de fósforo y nitrógeno superiores a las permitidas, cuyo origen procede de detergentes y fertilizantes, y que está afectando a la calidad del agua del cauce receptor. Ignoran desde el colectivo ecologista si este incumplimiento de la normativa ha sido objeto de incoación de expedientes sancionadores por parte del Organismo de cuenca. La contaminación de las aguas a causa de los nitratos ha sido tradicionalmente uno de los principales problemas de la calidad en la cuenca del Guadaíra, así como los vertidos de aguas residuales procedentes de la industria del aderezo, afortunadamente cada vez menos por las medidas tomadas en los últimos años para evitarlos.

Desde Ecologistas en Acción se exige que para reducir la carga contaminante del efluente que llega a la depuradora es necesario racionalizar el uso de fertilizantes, mediante un programa de Buenas Prácticas Agrarias y Medioambientales aplicable en el sector agrario y ganadero. El uso inadecuado de los fertilizantes nitrogenados, bien sea por un empleo excesivo o bien por el inadecuado momento de aplicación, unido a la facilidad de lixiviación de los nitratos en el agua de lluvia o riego, está causando un aumento considerable en el cauce receptor.

También es preciso controlar, mediante la Ordenanza municipal para el vertido de aguas residuales no domésticas a la red de alcantarillado, los vertidos puntuales de origen industrial que también contribuyen a la carga contaminante que llega a la depuradora. Los miembros de Ecologistas en acción ignoran si el consistorio está obligando a las industrias con vertidos incompatibles con el sistema biológico de depuración a instalar las raquetas de registros (Art. 23) y a tener la correspondiente autorización de vertido (Art. 7). Tampoco saben si se ha incoado algún tipo de expediente administrativo por vertidos puntuales superiores a lo permitido.

Apunta finalmente que si se quiere cumplir con las exigencias comunitarias de consecución del buen estado ecológico de nuestros ríos, es imprescindible corregir los problemas de depuración detectados en las analíticas de los dos últimos años, de lo contrario nos arriesgamos a ser sancionados duramente. “No es ni razonable ni sostenible que la sociedad esté pagando lo que es responsabilidad de unos pocos” han recalcado desde Ecologistas en Acción.

Fuente e imagen: Ecologistas en Acción.

,

Comments are closed.