Tu energía más eficiente

La Feria 1900 “Moguer América” se desarrolló el pasado fin de semana con un rotundo éxito de participación

Moguer se detuvo este fin de semana en el tiempo para regresar a 1900 y convivir con las costumbres de la época en una localidad en la que permanece vivo el recuerdo de la blanca maravilla que inspiró a Juan Ramón Jiménez a escribir su obra más universal.

El alcalde Gustavo Cuéllar inauguró junto a su equipo de gobierno esta multitudinaria feria de época, que convirtió la localidad en foco de atracción turístico y cultural, atrayendo a cientos de visitantes y a numerosos medios de comunicación que se han hecho eco de esta original celebración.

El primer mandatario moguereño recorrió las cuatro plazas del centro para agradecer a las asociaciones y colectivos locales su importante colaboración, y entregarles además el cartel identificativo de su stand y un pin de la carabela Niña.

Señoritos, artesanos o campesinos han llenado de espectaculares imágenes el Moguer de principios del siglo XX, paseado y disfrutando de una ciudad que se ha vestido de gala especialmente para la ocasión.

Perfectamente ataviados iban ellos, pero igualmente acertados eran los trajes que lucían las mujeres moguereñas, que supieron elegir sus complementos para trasladarnos a una de las épocas más entrañables del pasado histórico de la localidad… y para muestra el desfile de moda 1900 que congregó a cientos de personas en la plaza del Cabildo.

Sobre la pasarela se pudo ver las propuestas de peinado del estilista Antonio Laro, una amplia colección de tocados de la firma Canela y un aplaudido desfile de trajes de época en el que participaron el Armario de Manuela, de la moguereña Rocío Cabeza, que sorprendió con una colección con aires románticos, junto a las propuestas de la diseñadora Raquel Muñoz, una hermosa colección confeccionada en su taller y cuidada hasta el más mínimo detalle, sin olvidar a Carmen Gaona que dejó también una bonita pincelada de su amplio muestrario de sombreros, camisas y faldas de amazona.

Especialmente aplaudido fue el improvisado desfile de un grupo de moguereñas que se atrevieron a pisar la pasarela para mostrar lo guapas y preparadas que iban, destacando también la participación del concejal de Turismo José Antonio Rodríguez que perfectamente uniformado compartió escenario con sus paisanas.

A la generosidad y entrega de todas las empresas participantes, hay que unir la dedicación del moguereño Víctor González, que de forma desinteresada se puso al servicio de su pueblo para que este primer desfile fuera todo un éxito.

ACTIVIDADES PARA TODOS LOS PÚBLICOS

Más de 40 propuestas llenaron de contenido esta cita con el pasado histórico de la localidad, que ha trasladado a Moguer a ese pueblo de principios del siglo XX que mantenía relaciones comerciales con todo el mundo… una ciudad con una gran actividad social y cultural que se convertía en ejemplo para otros municipios.

Para poder recrear a ese pueblo blanco de 1900 el Ayuntamiento engalanó el casco histórico, montó en sus calles decenas de puestos de artesanía y llenó de contenido los días de feria con una llamativa ruta gastronómica y una intensa programación.

En esta segunda edición no han faltado el teatro de calle, el fotógrafo minutero o el circo, sin olvidar las atracciones infantiles y los ingeniosos juegos que han llenado de animación las tardes de los más pequeños.

Especialmente llamativo fue también el tiovivo que consiguió que los visitantes se trasladasen en el tiempo y regalar hermosas imágenes para el recuerdo con pequeños y mayores disfrutando de un entrañable paseo.

También llamó especialmente la actuación el multitudinario pasacalle que organizó la escuela de baile de la Peña de Cante Jondo que dirige María Canea, junto a la banda de Cornetas y Tambores ‘Santa María de la Granada’.

Un cortejo perfectamente ataviado tomaba las calles de su pueblo orgulloso de poder sumar su granito de arena a esta celebración, y poder hacerlo además con su profesora, por la que sienten verdadera admiración.

El desfile se cerró en la plaza del Cabildo con una multitudinaria y colorida actuación que despertó la ovación del público, que reconoce así el gran trabajo que se está realizando en esta escuela moguereña, de la misma manera que agradeció y aplaudió la actuación de la escuela de baile del Liceo que dirige Virginia López, que también puso su importante granito de arena a esta Feria 1900 ‘Moguer América’. Su alumnado se vistió de época para mostrarnos todo el flamenco que llevan dentro, siempre jaleadas y animadas por su enérgica profesora.

La música también ocupó un lugar destacado en la programación festiva, con la actuación del Coro de la asociación Andaluz Universal y las distintas charangas que han llenado de animación las calles y plazas de la localidad, sin olvidar el llamativo espectáculo de hipnosis o el divertido encierro de toros que terminó en la plaza del Marqués con los más pequeños saltando al ruedo.

Los jóvenes han tenido también un hueco muy especial en esta Feria 1900, con una multitudinaria fiesta organizada en la plaza del Marqués con Sonido Personalizado DJ y la siempre esperada actuación de los chicos del Tumbao, que pese a la baja por enfermedad de uno de sus integrantes, consiguió llenar de buen ambiente la plaza del Cabildo.

 

MOGUER HOMENAJEA A JUAN RAMÓN Y RECUPERA SU CARNAVAL

Moguer volvió a traer a la memoria a su genio poético para celebrar en la Feria 1900 el centenario de ‘Diario de un poeta recién casado’, una efeméride que el ayuntamiento ha  querido celebrar por todo lo alto recreando la llegada del poeta y su esposa Zenobia Camprubí a su pueblo natal, tras contraer matrimonio en tierras neoyorquinas.

La plaza del Cabildo fue tomada por cientos de moguereños y moguereñas que no quisieron perderse este simbólico momento en el que Moguer se vestía de largo para agradecer a su Premio Nobel el amor infinito que siempre profesó a su pueblo.

El momento más emotivo de este acto llegó cuando los pequeños del taller municipal de teatro anunciaban la llegada de los novios, justo en el momento que sonaba la marcha nupcial y veíamos aparecer entre la multitud a Zenobia y Juan Ramón Jiménez, cumpliendo así con uno de los anhelos que no pudo hacer realidad el poeta, regresar a su pueblo tras su exilio americano.

El alcalde Gustavo Cuéllar fue el encargado de recibir a la pareja de recién casados en compañía de su equipo de gobierno y de los representantes de la cooperativa Cuna de Platero, que no dudó en colaborar con esta iniciativa aportando unos 2000 kg de frutos rojos para la tarta nupcial y para repartir como regalo de boda a todos los invitados.

Cientos de globos tiñeron de blanco la plaza del Cabildo llena de simbolismos para una ciudad que presume orgullosa de su Premio Nobel y que tiene como firme propósito seguir ensalzando y poniendo en valor su legado. Prueba de ello es la jornada de puertas abiertas organizada en la casa natal durante la feria y que se ha cerrado con más de un millar de visitas solo en este fin de semana.

Además de celebrar el centenario de Diario, Moguer ha rememorado en esta Feria 1900 la época dorada de su carnaval con una multitudinaria tarde de piñatas y una espectacular quema de judas en la que no faltaron sus tristes viudas, que entre gritos y sollozos encabezaron el cortejo que les llevó hasta la plaza Portocarrero, donde quedó reducida a cenizas esta falla tan moguereña.

El ayuntamiento quiso recuperar una tradición que gozó de gran popularidad en la localidad y a juzgar por la reacción de público, traer de nuevo el carnaval a Moguer ha sido todo un éxito.

Calles colapsadas y muchas ganas de pasarlo bien con un cortejo de gigantes y cabezudos y las seis piñatas que rompieron, no sin alguna dificultad, los moguereños que se atrevieron a vendarse los ojos y romper a golpes las ingeniosas figuras que escondían suculentas golosinas.

El broche final a este Feria 1900 ‘Moguer-América’ lo puso la quema de Judas, ante la atenta mirada de cientos de moguereños y visitantes que se agolparon en la plaza Portocarrero junto al alcalde y sus concejales, para clausurar este encuentro temático, que se despide hasta el año que viene con la satisfacción de haber contado con el masivo respaldo de la población y con el firme propósito de seguir mejorando y creciendo, para que esta original feria de época ocupe un lugar destacado en el calendario festivo de Moguer y su provincia.

LA GASTRONOMÍA MOGUEREÑA TAMBIÉN CONQUISTA 1900

Más de una veintena de locales han participado en la Ruta Gastronómica que nos ha permitido echar también la vista atrás en el arte de la cocina, para degustar tapas elaboradas especialmente para la ocasión, sin olvidar la llamativa Ruta de Cócteles que ha desafiado a las noches de la ley seca.

Las ‘Albóndigas en salsa 1900’ de la cafetería Andaluz Universal se han llevado este año el premio a la mejor tapa, mientras que el Zaratán se ha llevado el premio al mejor cóctel.

Estos galardones se desvelaron en el acto de clausura junto a los reconocimientos tributados a todos los establecimientos participantes. Restaurante La Parrala… Restaurante Urium… Bar Reyes… Go Sport Café… Bar Bulerías… Taberna del Marqués… Bodeguita Los Raposos… Café Bar Paraíso…Mesón El Lobito, Restaurante Castillo Santo Domingo… Bodeguita Isamar … Bar Los Leones… y Bar Eusebio que se llevó además el premio a la mejor ambientación del local.

En cuanto a los bares de copa el ayuntamiento quiso agradecer también la participación de Café Bar El Punto…Café Bar Alkimia…Café Bar Tagore… y café bar Bulevar, sin olvidar a Confitería La Victoria, Heladería Jijona y Churrería Lagares.

En el apartado de premios y agradecimientos no podían faltar los galardones del concurso de trajes de época, al que se han presentado más de 70 personas a las que hay que agradecer especialmente su participación, poniéndole las cosas muy difíciles al jurado.

Tras casi dos horas de concurso, en la categoría infantil la máxima puntación se la llevaron finalmente los hermanos Juanma y Carmen Alfaro, que enamoraron al público por su simpatía cuando subieron al escenario a recoger su trofeo de manos del alcalde Gustavo Cuéllar.

También se llevaron la máxima puntuación del jurado Jessica Franco y Víctor González en la categoría sénior. Perfectamente ataviados y con la misma indumentaria que se presentaron al concurso subieron al escenario para recoger el premio entre el aplauso del numeroso público que se congregó en la plaza del Cabildo.

Y todo ello enriquecido con un mercado artesanal al que se han sumado asociaciones y colectivos locales que han llenado de vida esta original feria de época, y como reconocimiento a su esfuerzo se ha premiado también la mejor ambientación de puestos, que se ha llevado en este caso la Asociación Eulalia Ruiz de Clavijo, que recogía también en el acto de clausura su trofeo.

Fuente e imágenes: Ayuntamiento de Moguer.

, ,

Comments are closed.