Tu energía más eficiente

La Junta de Andalucía destina 185.000 euros para la conservación de la Torre de las Harinas de Zufre

El delegado territorial de Educación, Cultura y Deporte, Vicente Zarza, ha visitado hoy Zufre para comprobar el resultado de las últimas actuaciones llevadas a cabo por la Junta de Andalucía en la restauración de la Torre de la Harinas.

El delegado de Educación, Cultura y Deporte visita las actuaciones desarrolladas que han posibilitado su recuperación y futura conservación.

El delegado territorial de Educación, Cultura y Deporte, Vicente Zarza, ha visitado hoy Zufre para comprobar el resultado de las últimas actuaciones llevadas a cabo por la Junta de Andalucía en la restauración de la Torre de la Harinas con una inversión de 185.000 euros, lo cual ha posibilitado la recuperación de uno de los últimos vestigios que dan cuenta de la Cerca Urbana de Zufre. Durante la visita, Vicente Zarza ha estado acompañado del alcalde de la localidad, Félix Rodríguez.

Las actuaciones sobre la Torre de las Harinas se han llevado a cabo partiendo de estudios histórico-arqueológicos que han permitido la previa documentación de las intervenciones, aportando información sobre la caracterización edilicia de la misma, sus dimensiones originales, sus disposiciones constructivas, sus características paramentales así como su relación con la antigua muralla, habiéndose apuntado de igual forma su cronología en base a los estudios de datación radiocarbónica (carbono 14).

Tras este cuidadoso trabajo y basándose en él, se procedió a redactar un proyecto de restauración estricto, en el cual se ha incluido el uso de técnicas constructivas antiguas subyacentes en el edificio, manteniendo en todo momento las aristas verticales originales, la situación de los antiguos cajones de tapia, tanto horizontalmente (situación de las agujas) como verticalmente (uniones en medio de las caras) y sin recrecer la torre, sino dejándola a la máxima altura documentada.

Aunque toda la reposición material se ha ejecutado con técnicas antiguas, al reparar las graves lesiones estructurales que presentaba, se ha utilizado la última tecnología contrastada para conseguir una óptima resolución y con ello, mejor conservación. En este sentido, se ha incidido especialmente en una correcta entonación cromática general. Para ello se han utilizado como referencia las zonas no degradadas de la torre y, al utilizar materiales tradicionales y naturales, se ha conseguido un tono general muy aproximado al original.

El resultado de esta intervención ha permitido la recuperación de la percepción de la torre, pues en la parte superior (la única públicamente visible) aparecía como un muñón agrietado, con oquedades, sucio y con vegetales y animales parásitos. Su imagen actual, limpia, aplomada, completa y segura, es sin duda más cercana a su conformación original, en sus acabados y terminaciones materiales.

Análisis histórico de la Torre de las Harinas

La historiografía asigna a la torre de las Harinas una cronología almohade, basada en la presencia de la fábrica de tapial. La realización de análisis radiocarbónicos a través de muestras de madera de las agujas del tapial durante la intervención arqueológica llevada a cabo por la Consejería, así como otros elementos de análisis paramental y de relaciones estratigráficas, nos evidencia que el momento de construcción hay que ubicarlo entre los siglos XIII y XIV. La disposición de la torre, con un solo muro del lienzo de muralla que se adosa, su altura y su ubicación, son evidencias que nos permiten definirla como una torre albarrana que formaría parte de una cerca que contendría el núcleo habitacional y un alcázar, el castillo de la Quebrada.

La importancia de la Cerca Urbana de Zufre radica en la impronta que deja en la estructura urbana, un caso singular en la provincia onubense. Los restos visibles en la actualidad hablan de diferentes técnicas constructivas, consecuencia de su dilatada cronología. Además de estos aspectos relacionados con su valor histórico, se puede señalar el valor simbólico de la Torre de las Harinas, principalmente, el Torreón y los restos de muralla.

En 1386 aparecen las primeras referencias claras a la fortificación, reformada a lo largo de la primera mitad del s. XIV sobre unas defensas preexistentes, posiblemente islámicas, con un recinto que rodeaba toda la población adaptándose a la accidentada topografía del terreno como parte del complejo defensivo de la Banda Gallega. Su castillo, existente antes de 1296 en la plaza de la Quebrada, fue reconstruido en el s. XIV, pero hoy se encuentra desaparecido.

Fuente e imagen: Delegación del Gobierno de la Junta de Andalucía en Huelva.

,

Comments are closed.