Tu mundo, más eficiente

Tag Archives | agresiones

La dirección del Área Hospitalaria Juan Ramón Jiménez condena las agresiones sufridas en los últimos días por dos profesionales en el área de Urgencias

La dirección del Área Hospitalaria Juan Ramón Jiménez condena las agresiones sufridas en los últimos días por dos profesionales en el área de Urgencias del Hospital Juan Ramón Jiménez, un enfermero y un vigilante de seguridad, durante el desempeño de su labor habitual en este servicio, al mismo tiempo que muestra su solidaridad con los profesionales afectados. Ambos han presentado la correspondiente denuncia de los hechos ante las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Desde el centro hospitalario se quiere, una vez más, mostrar su rechazo a esta clase de actos, resaltando que cualquier tipo de violencia, tanto física como verbal, no puede justificarse bajo ningún concepto, por lo que se quiere hacer un llamamiento público en contra de esta clase de comportamientos incívicos. Al mismo quiere destacar que este hecho aislado no refleja el comportamiento habitual de los usuarios que son atendidos en el Área Hospitalaria.

En este sentido, conviene recordar que la agresión física o intimidación grave contra profesionales sanitarios en el ejercicio de su función pública asistencial viene siendo considerada como delito de atentado por los tribunales de justicia, y así se han dictado ya numerosas sentencias en estos casos, castigándose con penas de uno a tres años de prisión, a lo que han contribuido los encuentros entre los responsables de la Consejería de Salud y del ámbito judicial para promover esta tipificación.

De hecho, el Servicio Andaluz de Salud (SAS) obtuvo el año pasado un total de siete sentencias condenatorias por agresiones a profesionales en los centros sanitarios públicos de la provincia de Huelva, en el marco del ‘Plan de prevención y atención de agresiones para los profesionales’ que tiene en marcha la Junta, primero a nivel nacional en este ámbito.

De estas sentencias condenatorias, logradas gracias a las asistencias letradas prestadas por la Asesoría Jurídica del SAS a profesionales víctimas de agresiones en el desempeño de su trabajo, una ha sido por delito de atentado y el resto por amenazas, lesiones e injurias, entre otras.

En 2017 se registraron en la provincia de Huelva un total de 95 agresiones a profesionales de la sanidad pública, 12 de ellas físicas y 83 verbales. Se trata de unas cifras que se han reducido en comparación con el año anterior, en el que se notificaron 133 (14 físicas y 119 verbales), concentrándose la mayoría de agresiones en el personal sanitario (médicos, profesionales de enfermería y auxiliares de enfermería), con un 78% del total.

El Servicio Andaluz de Salud cuenta con un ‘Plan de prevención y atención de agresiones para los profesionales del sistema sanitario público andaluz’ que engloba asistencia jurídica, apoyo psicológico, formación y diferentes medidas y protocolos que tienen como objetivo prevenir y minimizar las posibles agresiones que puedan sufrir en sus centros de trabajo.

Este plan establece un protocolo de actuación en el que se recomienda a los profesionales qué hacer ante una agresión física o verbal. La primera medida que se aconseja a los profesionales es solicitar ayuda a una tercera persona (personal de seguridad o un compañero) para manejar la situación y, al mismo tiempo, para que pueda ser testigo de los hechos. Si la situación persiste, se recomienda avisar a los Cuerpos de Seguridad para que se personen en el centro y notificar el hecho al responsable del centro sanitario.

 

 

Fuente:  Unidad de Comunicación y Participación Ciudadana del Hospital Juan Ramón Jiménez.

Imagen: José Carlos Sánchez Rodríguez (Infonuba)

CSIF denuncia dos agresiones en el centro de salud de Lepe

-Se produjeron sobre la misma persona, una celadora que atiende en el servicio de Admisión de Urgencias, resultando herida leve en uno de los incidentes

-El sindicato pide al SAS más “medidas de seguridad y control necesarias” como la instalación de cámaras de vigilancia en la zona de Urgencias o mantener al vigilante de seguridad durante las noches

El sindicato CSIF ha denunciado dos nuevas agresiones en el centro de salud de Lepe ocurridas durante la pasada Semana Santa, concretamente el martes 27 y el miércoles 28 de marzo. Estas agresiones se produjeron, además, sobre la misma persona, una celadora del centro que trabaja en el servicio de Admisión de Urgencias. En una de ellas, esta trabajadora resultó lesionada leve. En el caso del martes, el incidente se produjo por la tarde y el miércoles fue durante el turno de noche. En este último caso, la central sindical explica que “el usuario esperó a que el vigilante de seguridad se fuera a las diez de la noche para agredir a la celadora”. Además, esta profesional fue grabada en vídeo con “intenciones intimidatorias”.

El responsable provincial de Sanidad de CSIF, César Cercadillo, ha trasladado “el miedo y el malestar de la plantilla” del centro de salud de Lepe ante las continuas agresiones ya sean físicas o verbales. Cercadillo lamenta cómo “precisamente durante la Semana Santa, que es un periodo de más afluencia de visitantes en la zona, se han dado dos agresiones en días consecutivos. No es casualidad que cuando más demanda asistencial se registra se den este tipo de situaciones conflictivas ya que la falta de personal, los cupos y el tiempo de atención generan esperas entre los usuarios que, en situaciones cada vez más frecuentes, derivan en agresiones al personal que padece directamente las consecuencias del enfado y la frustración de los pacientes”.

El de Lepe es el centro de salud del distrito Huelva-Costa donde se registran más agresiones al personal por la afluencia de visitantes, el incremento de la población en épocas estivales y en campañas agrícolas, y por su situación geográfica. Según los datos que maneja CSIF, en 2017, se produjeron 21 agresiones (20 de ellas verbales y 1 física); la mayoría de ellas relacionadas con la demanda de prestaciones que no pueden ser atendidas por los profesionales (pruebas, citas con especialistas, medicación específica…) o de atención inmediata sin cita previa. Los servicios donde se produce una mayor incidencia son las consultas médicas y de enfermería, y Urgencias. Del total de trabajadores agredidos en el conjunto del distrito Huelva-Costa el año pasado (46), 33 fueron mujeres lo que supone un porcentaje superior al 71%. De las tres agresiones físicas registradas, 2 fueron también a mujeres. El problema es tal -lamenta CSIF- que “alguno de los empleados públicos agredidos ha tenido que coger la baja laboral y, en otro caso de 2017, se trasladó a un médico de centro de trabajo como medida preventiva como consecuencias de agresiones y amenazas graves”.

Por estos motivos, desde CSIF se exige al Servicio Andaluz de Salud (SAS) que mantenga las medidas de seguridad y control necesarias. El sindicato se refiere, concretamente, a mantener un vigilante de seguridad durante las noches y a volver a instalar las cámaras de video-vigilancia en la zona de Urgencias. La central sindical explica que estas cámaras se quitaron para la realización de unas obras de acondicionamiento en el centro de salud y, una vez concluidas, no se han vuelto a poner. Por ello, reclama que “de forma urgente se instalen estos dispositivos y se aumenten las medidas de seguridad” al mismo tiempo que reclama “más y mejores contrataciones de personal para evitar las demoras que son el principal foco de conflicto con los usuarios”.

Agresiones en 2017

Con motivo del Día Nacional contra las Agresiones en el Ámbito Sanitario, que se celebró el pasado 16 de marzo, precisamente CSIF reclamó medidas urgentes de seguridad para evitar cualquier tipo de agresión o acto violento en la sanidad pública. La Central Sindical Independiente y de Funcionarios ofrecía entonces los datos de agresiones en 2017 en el conjunto de la provincia de Huelva (completando las cifras concretas del distrito Huelva-costa ya mencionadas), que ascendieron a 95, de las cuales 12 (12,6%) fueron físicas y 83 (87,4%) verbales, como gritos, amenazas o insultos. Del total de agresiones que se produjeron en la comunidad andaluza el año pasado, las cifras registradas en el ámbito onubense supusieron un 9% (sobre el total de 1.115 agresiones en Andalucía). Estos datos, a juicio de CSIF, son “alarmantes y preocupantes” y reflejan “una gravísima tendencia al alza” en los últimos años. En 2015, se registraron 59 agresiones en la provincia de Huelva y en sólo dos años se han incrementado en 36 más, lo que supone un crecimiento de un 37,89%.

De forma paralela, el sindicato continúa con el trabajo de concienciación sobre el respeto en los centros de trabajo; este año con el lema “El respeto es tarea de todos” para conseguir la erradicación de la violencia en el trabajo. El objetivo es sensibilizar a las Administraciones Públicas, a los propios profesionales y a los ciudadanos del grave problema que suponen las agresiones a los empleados públicos que desarrollan su trabajo en el entorno de los servicios de salud”.

CSIF asegura que existe una normalización ante la agresividad que hay que erradicar. “Todos podemos colaborar para que se reduzca la siniestralidad derivada de las agresiones luchando contra la permisibilidad ante ella”.  En este sentido se ha perdido el respeto a los profesionales que nos cuidan y el deber de trabajar para reinstaurarlo.

 

 

 

Fuente: CSIF.

Imagen: Google / Víctor José Tornet.

El SAS obtuvo el año pasado siete sentencias condenatorias por agresiones a profesionales en los centros públicos de Huelva

  • La Junta se suma al llamamiento del personal, sindicatos y colegios profesionales para luchar contra estos actos injustificados e inaceptables

El Servicio Andaluz de Salud (SAS) obtuvo el año pasado un total de siete sentencias condenatorias por agresiones a profesionales en los centros sanitarios públicos de la provincia de Huelva, en el marco del ‘Plan de prevención y atención de agresiones para los profesionales’ que tiene en marcha la Junta, primero a nivel nacional en este ámbito.

De estas sentencias condenatorias, logradas gracias a las asistencias letradas prestadas por la Asesoría Jurídica del SAS a profesionales víctimas de agresiones en el desempeño de su trabajo, una ha sido por delito de atentado y el resto por amenazas, lesiones e injurias, entre otras.

Con motivo de la celebración del Día Nacional contra las Agresiones en el ámbito sanitario, la Consejería de Salud se suma al llamamiento que hacen profesionales, organizaciones sindicales y colegios profesionales en toda España para luchar contra estos actos injustificados e inaceptables.

El delegado territorial del ramo, Rafael López, ha asegurado que debe existir “tolerancia cero” frente a las agresiones y ha apelado a seguir trabajando conjuntamente entre todos y todas en esta lucha. “Estamos hablando de un tema muy sensible y creemos necesario contar con la complicidad de los pacientes y de la sociedad en su conjunto, por lo que debemos seguir concienciando sobre este problema”, ha enfatizado, a la vez que ha condenado cualquier acto violento contra los profesionales de la sanidad andaluza.

El ‘Plan de prevención y atención de agresiones para los profesionales del sistema sanitario público andaluz’ engloba asistencia jurídica, apoyo psicológico, formación y diferentes medidas y protocolos que tienen como objetivo prevenir y minimizar las posibles agresiones que puedan sufrir en sus centros de trabajo.

Este plan establece un protocolo de actuación en el que se recomienda a los profesionales qué hacer ante una agresión física o verbal. La primera medida que se aconseja a los profesionales es solicitar ayuda a una tercera persona (personal de seguridad o un compañero) para manejar la situación y, al mismo tiempo, para que pueda ser testigo de los hechos. Si la situación persiste, se recomienda avisar a los Cuerpos de Seguridad para que se personen en el centro y notificar el hecho al responsable del centro sanitario.

Asimismo, los centros sanitarios de Huelva cuentan con cerca de 1.800 elementos de seguridad (vigilantes, timbres antipánico, interfonos, teléfonos, cámaras de seguridad, detectores de metales y salidas alternativas, entre otros) para favorecer un ambiente de confianza a profesionales y usuarios.

Formación

Para evitar situaciones conflictivas y abordarlas adecuadamente, el SAS también ofrece a sus profesionales actividades de formación sobre esta materia. El objetivo es dotar al mayor número posibles de éstos de las habilidades sociales necesarias para evitar situaciones de conflicto en su relación con los usuarios, por lo que los profesionales aprenden a identificar posibles situaciones de conflicto y actuar en consecuencia.

Así, aprenden a diferenciar los tres tipos de comportamientos básicos en la comunicación interpersonal -estilo pasivo, estilo agresivo y estilo asertivo-, dotándoles, además, de las herramientas necesarias para conocer y mantener un comportamiento que favorezca el establecimiento de una relación de confianza mutua con el usuario, capaz de superar la situación de angustia que pueda estar viviendo el paciente.

Asimismo, los profesionales aprenden a identificar los indicadores de riesgo más frecuentes de la conducta agresiva, el perfil de los potenciales agresores y a saber actuar cuando una situación se desborda. Igualmente, los cursos facilitan a los profesionales habilidades como autocontrol, saber escuchar activamente y empatizar con los usuarios para evitar situaciones de riesgo.

Esta iniciativa incluye además ejercicios prácticos, a través de los que los profesionales pueden identificar su propio estilo de comunicación y elaborar, incluso, un plan por escrito o guión para actuar de manera asertiva.

Descenso en las agresiones

En 2017 se registraron en la provincia de Huelva un un total de 95 agresiones a profesionales de la sanidad pública, 12 de ellas físicas y 83 verbales. Se trata de unas cifras que se han reducido en comparación con el año anterior, en el que se notificaron 133 (14 físicas y 119 verbales), concentrándose la mayoría de agresiones en el personal sanitario (médicos, profesionales de enfermería y auxiliares de enfermería), con un 78% del total.

En el conjunto de Andalucía, la tasa de agresiones por número de profesionales se ha situado en 2017 en 11,43 casos por 1.000 profesionales, una cifra que se mantiene estable en los últimos tres años.

A nivel nacional no existe un registro que permita conocer año a año cómo evoluciona este problema en todo el Sistema Nacional de Salud y la última tasa disponible del conjunto de comunidades es del año 2011, cuando la media estatal era de 12,83 agresiones por 1.000 habitantes, por lo que Andalucía se encuentra en la actualidad por debajo de esa cifra seis años después.

Como el propio plan andaluz establece, las relaciones que se producen entre ciudadanos y profesionales en el ámbito de la prestación de los servicios sanitarios no son ajenas a posibles cargas de agresividad, un fenómeno que no es específico de los servicios sanitarios y que debe abordarse como un problema multifactorial, siendo complicado dar una única respuesta a su prevención y control.

Los principios básicos de este plan son la integralidad, coordinación, orientación de servicio a los profesionales, adecuación de infraestructuras y de procedimientos de trabajo, mejora continua y respeto hacia los derechos de los ciudadanos.

De ahí que el plan recoja tres tipos de medidas para reducir la incidencia y atenuar la intensidad y consecuencias de la agresión: medidas preventivas, dirigidas a dotar a los profesionales de habilidades de comunicación para mejorar la interacción con los pacientes y familiares; acciones contra los agresores (como localización de usuarios agresivos que justifique la decisión de facilitar al personal sanitario un acompañante y denuncia al juzgado) y actuaciones en caso de incidentes dirigidas a establecer de manera explícita cómo actuar en caso de agresión.

 

 

 

Fuente e imagen: Delegación del Gobierno de la Junta de Andalucía en Huelva.

El Complejo Hospitalario Universitario de Huelva emite un comunicado condenando las agresiones sufridas esta semana por dos vigilantes de seguridad

Logo del SAS.

El Complejo Hospitalario Universitario de Huelva condena las agresiones sufridas esta semana por dos vigilantes de seguridad durante el desempeño de su labor, mostrando su solidaridad con los profesionales afectados. Desde el centro se quiere, una vez más, mostrar su rechazo a esta clase de actos, resaltando que cualquier tipo de violencia, tanto física como verbal, no puede justificarse bajo ningún concepto, por lo que se quiere hacer un llamamiento público en contra de esta clase de comportamientos incívicos.

Ambos sucesos, que se produjeron los días 5 y 6 de julio, tuvieron lugar en el área de Urgencias del Hospital Juan Ramón Jiménez y fueron protagonizados por individuos aislados que actuaron de forma sorpresiva y que no reflejan el comportamiento habitual de los usuarios.

En cualquier caso, el Complejo Hospitalario Universitario de Huelva cuenta con una dotación de 22 vigilantes de seguridad en el Hospital Juan Ramón Jiménez que cubren las 24 horas del día todos los días de la semana. El área de Urgencias en concreto, cuenta con una dotación de cuatro profesionales en los turnos de mañana y tarde y tres en el de noche (entre vigilantes y auxiliares de información), que se encuentran de manera estable en sus instalaciones. Además, se está implementando un plan de mejora para reforzar aún más las medidas de seguridad e intimidad en el área de Urgencias, entre los que se encuentra la incorporación de nuevos dispositivos de control para la apertura de puertas de Urgencias, restringiendo la circulación por las instalaciones de este servicio y limitándola únicamente a los profesionales y ciudadanos que se encuentran en ese circuito asistencial.

Fuente e imagen: Unidad de Comunicación y Participación Ciudadana del Complejo Hospitalario Universitario de Huelva.

La Guardia Civil y la Policía Local de Almonte detienen a una persona tras atacarles con una sierra mecánica y un hacha

Un agente de la Guardia Civil comprueba las herramientas intervenidas.

 

  • El supuesto autor intentó atropellar con su vehículo a uno de los agentes. Acto seguido los amenazó con una motosierra y un hacha
  • La eficaz coordinación entre ambos cuerpos hizo posible la detención del supuesto autor

La Guardia Civil junto con la Policía Local, han detenido a una persona en la aldea de El Rocío por los delitos de Atentado a Agente de la Autoridad y contra la Seguridad Vial.

Los hechos se produjeron en la tarde del pasado lunes sobre las 18:40 horas, cuando vecinos de la localidad alertaron a través de la Central de Coordinación de la Guardia Civil 062, de la actitud violenta de un varón que estaba amenazando y agrediendo a unos ciudadanos de la localidad.

Rápidamente desde la Central se envió a una patrulla de la Guardia Civil que acudió al lugar junto con componentes de la Policía Local de Almonte, siendo este reconocido por los agentes ya que esta persona posee antecedentes por atentados a agentes de la autoridad así como alteraciones del orden público.

Al notar la presencia policial, el supuesto autor emprendió la huida en su vehículo no sin antes intentar atropellar a uno de los agentes sin llegar a conseguirlo.

Posteriormente, tras el seguimiento del vehículo, se localizó a esta persona en su domicilio el cual salió del mismo con una actitud amenazante portando en su mano una motosierra que no pudo arrancar, por lo que prosiguió sus amenazas con un hacha.

Mediante la rápida intervención y eficaz coordinación de ambos Cuerpos Policiales, consiguieron tras un forcejeo, detener al autor arrebatándole las armas que portaba resultando lesionados alguno de los agentes con heridas de carácter leve.

El detenido que responde a las iniciales de P.S.C DE 48 años de edad y nacionalidad española, fue puesto a disposición del Juzgado de Instrucción de Guardia de la Palma del Condado en el día de ayer junto con la Diligencias Instruidas decretando el juez su ingreso en prisión.

Fuente audio e imagen: Guardia Civil (OPC de la Comandancia de Huelva).