Tu mundo, más eficiente

OCU recomienda desconfiar de los productos y dietas milagro para perder peso

 

-OCU advierte de la ineficacia de las dietas y productos que prometen adelgazar mucho en poco tiempo y de los riesgos que pueden suponer para la salud

-La Organización recuerda que en la mayoría de los casos una modificación de hábitos es suficiente para eliminar un sobrepeso

-Saltarse comidas, culpar a alimentos concretos o seguir una dieta de proteínas y grasas son algunos de los errores más frecuentes que se cometen cuando se pretende adelgazar

El año nuevo comienza para muchos con el propósito de perder peso, especialmente si durante las fiestas navideñas se han cometidos excesos en la dieta. Ante esta situación, la Organización de Consumidores y Usuarios aconseja comprobar previamente si realmente es necesario perder peso (a través del Índice de Masa Corporal (IMC) y si es así, cuánto.  Además, en estos casos, OCU recomienda establecer objetivos realistas y plantear el reto como un cambio de hábitos en lugar de como una pérdida rápida de peso, una promesa que algunos métodos y productos de adelgazamiento ofrecen, pero que en la mayoría de los casos suelen fracasar o incluso poner en peligro la salud de las posibles personas usuarias.

La Organización de Consumidores y Usuarios recuerda además diez errores frecuentes que se cometen y que se deben evitar cuando se decide perder peso:

1. Saltarse comidas. Lo ideal es realizar 5 ingestas diarias. Desayuno, comida y cena, más dos tentempiés a media mañana y por la tarde. Entre una ingesta y otra deberían trascurrir al menos 2 horas para que no se solapen.
2. Comer muy poco. Las dietas excesivamente hipocalóricas son perjudiciales: el organismo se adapta a periodos de carestía, de tal forma que cada vez es más difícil perder peso. El resultado es que en cuanto se aumenta un poco la ingesta calórica, se vuelve a recuperar el peso con más facilidad.
3. Culpar a alimentos concretos. No hay alimentos que hagan engordar o adelgazar. El peso viene determinado por el tipo de dieta general.
4. Seguir una dieta de proteínas y grasas. Se adelgaza, pero se corre el riesgo de dejar al organismo y al cerebro sin glucosa, provocando la aparición de acetona, algo que puede llegar a ser peligroso.
5. Recurrir a alimentos de alta densidad calórica, como las barritas energéticas. De nada sirve hacer ejercicio, si luego se reponen fuerzas ingiriendo tantas calorías como las que hemos quemado.
6. Comer siempre “de régimen”. Una de las causas principales del abandono de las dietas es su monotonía.
7. Beber alcohol . El alcohol aporta 7 kcal/g, más que los hidratos de carbono o las proteínas. Por ejemplo una copa de whisky o ron aporta unas 350 kcal. En el caso de las bebidas fermentadas (cerveza, sidra o vino), el aporte calórico puede ser menor, pero son totalmente prescindibles si se quiere perder peso.
8. Determinar mal el peso ideal. OCU recomienda fijar objetivos realistas, acorde al sexo y edad de cada persona.
9. Usar pastillas para adelgazar. Usar fármacos para perder peso solo está justificado en casos extremos y tiene graves efectos secundarios.
10. Fiarse de productos adelgazantes o dietas milagrosas. Actualmente no existe ningún método que permita adelgazar sin esfuerzo y en tiempo récord. Lo mejor para perder peso es comer menos y hacer más ejercicio.

Por el contrario, OCU recomienda seguir una serie de hábitos que ayudan a perder peso, centrados sobre todo en ajustar la dieta para reducir el número de calorías y, al mismo tiempo, incrementar la actividad física.


Así,  un cambio de hábitos realista que debe pasar por:

• Comer de todo, sin eliminar alimentos, pero limitando las cantidades ingeridas.
• Decantarse por preparaciones con menos grasa y más ligeras: al horno o al vapor mejor que frito o guisado.
• Dar el peso que merecen a las frutas y verduras.
• Optar por alimentos desnatados o versiones con menos grasa o menos azúcar (leyendo antes la etiqueta).
• Hacer más ejercicio.

Comments are closed.