Tu mundo, más eficiente

Tag Archives | catástrofe

El Hospital Juan Ramón Jiménez realiza un simulacro de atención a víctimas procedentes de una catástrofe

  • Un accidente de origen nuclear, biológico, químico o radiológico requiere una exhaustiva descontaminación de las personas previa a la asistencia sanitaria

El Hospital Juan Ramón Jiménez de Huelva ha realizado hoy una simulación de atención a las víctimas procedentes de una potencial catástrofe de riesgo tecnológico, es decir, un accidente de origen nuclear, biológico, químico o radiológico (NBQR), en el marco de una jornada práctica de adiestramiento a los profesionales del centro sanitario de diversas categorías, fundamentalmente, médicos, personal de enfermería, celadores, de mantenimiento y de seguridad, que se verían implicadas en su caso.

Asimismo, se ha mostrado el funcionamiento de las instalaciones y el modo de equiparse a los operativos de emergencias sanitarias, bomberos, agentes y mandos de Policía Local y Policía Portuaria, así como a personal voluntario de Protección Civil y el alumnado del IES Fuentepiña de la capital, que cursa el módulo de grado superior en Prevención de Riesgos Laborales.

Estos simulacros garantizan la seguridad para las personas que han tenido un accidente y suponen también una garantía para el resto de pacientes y profesionales de que los afectados que entran en las instalaciones hospitalarias han sido previamente descontaminados. Se trata, por ello, de la sexta práctica de este tipo que organiza el Hospital Juan Ramón Jiménez con la finalidad de reciclar cada vez a un mayor número de profesionales y que los formados previamente adquieran una mayor experiencia.

Durante el desarrollo de la misma, se ha desplegado la Unidad de Descontaminación NBQR del Hospital Juan Ramón Jiménez en las inmediaciones del servicio de Urgencias, con la finalidad de simular durante toda la mañana la atención a los afectados, llegando a participar un centenar de personas con la finalidad de conocer la forma de gestionar una exhaustiva descontaminación y una eficaz coordinación ante un potencial evento de estas características.

En este tipo de incidentes resulta fundamental que previamente a la asistencia sanitaria que pudieran precisar, las víctimas sean aisladas y permanezcan en una determinada área para proceder a su descontaminación. De ahí que se utilice un dispositivo y un material específico para equipar a los profesionales que los atienden. Con ello se evita que, ante una hipotética situación real, la contaminación se propague por el interior de las instalaciones hospitalarias y provoque la paralización de diferentes actividades sanitarias.

La actividad, organizada por las Unidades de Prevención de Riesgos Laborales y de Urgencias del Hospital Juan Ramón Jiménez, ha consistido en el despliegue y montaje de la Unidad de Descontaminación NBQR con tomas de electricidad, agua y climatización. Una vez verificado su correcto funcionamiento, los profesionales han sido adiestrados sobre la utilización de los distintos equipos de protección y descontaminación, simulando distintas situaciones en las que víctimas de accidente NBQR habrían sido tratadas en el proceso de descontaminación, resultando fundamental la pericia en el montaje del módulo y en la utilización de los equipos  para garantizar una rápida respuesta en una situación real.

Los profesionales y los dispositivos de Emergencia que han acudido a la práctica, han conocido los distintos equipos de protección personal que se usan para evitar contaminación cruzada entre las victimas y los trabajadores, abordándose también el método de triaje y el posterior traslado al edificio hospitalario una vez conseguida la descontaminación. El módulo dispone también de un dispositivo especial para la recogida de residuos contaminados con objeto de no interferir en la contaminación del entorno.

Los dispositivos de descontaminación cuentan con capacidad para descontaminar a un ritmo de más de 100 personas a la hora, en el supuesto de personas sin restricción de movimiento y de 10 a 12 personas a la hora para personas con lesiones que limiten su movilidad, siendo ambos circuitos independientes y compatibles en el tiempo. Estas unidades están destinadas tanto a las personas expuestas a contaminantes como a aquéllas que precisan descontaminación al mismo tiempo que están recibiendo atención sanitaria.

 

Plan de Catástrofes Externas

Esta actuación se enmarca en el Plan de Catástrofes Externas del Área Hospitalaria Juan Ramón Jiménez, que persigue garantizar una asistencia rápida y eficaz en caso de accidentes con múltiples víctimas o con riesgos especiales como es el caso de NBQR. La posibilidad de que aumenten los accidentes denominados de origen tecnológico, fundamentalmente por los avances en el sector industrial, obliga a la organización sanitaria a contar con los recursos necesarios para dar una respuesta adecuada a este tipo de emergencias, siendo Huelva una zona sensible por el gran tráfico de vehículos de mercancías peligrosas asociado al tejido industrial. El Hospital Juan Ramón Jiménez se encuentra en un enclave muy adecuado para abordar este tipo de situaciones dada su ubicación rodeada de los distintos accesos de la capital.

 

 

Fuente e imagen: Unidad de Comunicación y Participación Ciudadana del Hospital Juan Ramón Jiménez.

La solidaridad de Cruz Roja Huelva con Haití continúa cinco años después del terremoto

Voluntarios de Cruz Roja en su misión en Haití.

Durante los últimos cinco años, Cruz Roja Huelva ha canalizado las ayudas donadas por los onubenses hacia Haití y varios voluntarios onubenses han participado primero en la situación de emergencia y luego en la reconstrucción del país tras el devastador seísmo que dejó más de 200.000 personas fallecidas y 300.000 heridas, y afectó a otros 2 millones de haitianos, de los que 1,5 millones se vieron obligados a desplazarse en un país cuya pobreza se vio aún más agravada por esta catástrofe.

Cinco años después del terremoto de 7,3 puntos en la escala Ritcher ocurrido el 12 de enero de 2010, Haití sigue necesitando ayuda para superar las dificultades derivadas del terremoto y otras relacionadas con su situación de pobreza, especialmente la falta de infraestructuras y servicios, enfermedades como el cólera y los altos índices de contaminación. Por todo ello, la solidaridad de Cruz Roja Huelva continúa cinco años después y, además de seguir canalizando recursos, un voluntario onubense se ha desplazado durante varias semanas a Haití para seguir contribuyendo a la recuperación del país y a que no se olvide la situación de los miles de damnificados.

El voluntario de Cruz Roja Huelva Domingo Peral, especializado en Informática y Telecomunicaciones, ha participado en la reparación y recuperación del servidor informático de las zonas de Léogâne y Jacmel, al oeste de Puerto Príncipe, inutilizado por las continuas subida y bajadas de tensión que sufren las infraestructuras eléctricas de Haití, ya de por sí deficientes pero que quedaron destrozadas tras el terremoto.

Después de varios intentos fallidos de recuperar el trabajo realizado durante casi cinco años, Cruz Roja Española decidió enviar a la zona un técnico especializado en Informática y Telecomunicaciones para trabajar sobre el terreno, una labor para la que resultó elegido el voluntario onubense, quien ha trabajado para recuperar la información del servidor, realizar una auditoría de todo el material informático disponible en el país y repararlo en el caso que fuese posible. Además, Domingo Peral ha trabajado para adecuar la red de datos existentes a la realidad actual del país, a fin de evitar posibles daños del sistema de datos en el futuro, y todo con el objetivo de seguir recuperando las infraestructuras devastadas en Haití.

Esta aportación es solamente un grano de arena en la labor realizada en estos cinco años. Tras el terremoto, el Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja puso en marcha, junto a la Cruz Roja Haitiana, la mayor operación humanitaria de toda su historia en un solo país. En apenas 72 horas se desplegaron más de 20 unidades de respuesta ante emergencias especializadas en agua y saneamiento, telecomunicaciones, alojamiento, salud y distribución de material de primera necesidad para la población afectada.

Cinco años después, Cruz Roja Española continúa trabajando en Haití. En los primeros momentos de la emergencia, su labor se centró en acciones de ayuda humanitaria como la distribución de agua potable, saneamiento y promoción de la higiene en los campos de desplazados en Puerto Príncipe, capital del país.
Tras el desastre y después de atender las necesidades más urgentes, la organización comenzó a desarrollar más de 60 proyectos englobados dentro de su Plan de Acción 2010-2015 en Haití, con los que ha logrado mejorar la situación de la población. Uno de ellos es la construcción de más de 4.400 alojamientos progresivos en 14 comunidades de Léogâne. Además, ha realizado la rehabilitación y construcción de distintas infraestructuras sociales, como centros de salud y escuelas en zonas muy vulnerables, algunas de ellas de remoto acceso. En total, ha construido 13 escuelas en Léogâne y Jacmel.

También ha trabajado en la recuperación de medios de vida como la agricultura o el apoyo a microempresarios para lograr el desarrollo económico y mejorar las capacidades productivas y de generación de ingresos de la población afectada por el terremoto. Más de 10.000 personas han visto mejorados sus medios de vida gracias a este proyecto.

Otro de los proyectos, realizado con el apoyo de la Oficina de Ayuda Humanitaria y Protección Civil de la Comisión Europea, está basado en la capacitación de las familias para que estén mejor preparadas ante futuros desastres.

El Plan de Acción también prevé la formación en la prevención de enfermedades como el cólera a través de la promoción de hábitos de higiene, lo que beneficiará a alrededor de 19.000 personas y que se extenderá hasta el próximo mes de noviembre.

Durante los días posteriores al terremoto, Cruz Roja comenzó a trabajar en agua y saneamiento, dotando de agua, letrinas y otras pequeñas infraestructuras a 22 campos de desplazados y llegando a cubrir las necesidades de más de 100.000 personas. A día de hoy, sigue trabajando para que la población tenga acceso regular al agua potable.

Otro aspecto importante es el desarrollo y fortalecimiento de la Cruz Roja Haitiana, que se ha consolidado en el país y que centra su actividad en tres pilares: donación de sangre, salud y preparación de desastres.

Gracias al Movimiento Internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja, en estos últimos cinco años más de 1,36 millones de personas se han beneficiado de nuevas infraestructuras sociales, escuelas y centros de salud reconstruidos; más de 43.000 familias tienen una solución de alojamiento seguro y más de 317.000 haitianos han recibido agua potable en los campos de desplazados. No obstante, Santiago López, técnico de proyectos de Cruz Roja Española para Haití, señaló que la intención de la organización es “seguir trabajando por y para Haití desarrollando nuevas intervenciones que puedan mejorar la calidad de vida de la población y favorecer su desarrollo”.

Fuente e imagen: Cruz Roja Huelva.

Bomberos Unidos Sin Fronteras recorre la geografía española con su proyecto “Kilómetros de Cooperación”

Inciativa Kilómetros de Cooperación a su paso por Minas de Riotinto


Un viaje a pie atravesando España a pie de Norte a Sur, pasando por cuatro comunidades autónomas y ocho provincias españolas, sumando un total de 1.168 kilómetros, desde Ferrol (Galicia) hasta Punta Umbría (Huelva).

El próximo jueves la etapa finaliza en Punta Umbría a las 13.30 h dónde también serán recibidos por el alcalde y
habrá un acto de clausura así como una fiesta de bienvenida en el Club El Mosquito.

Se pretende con esta iniciativa dar difusión al denodado esfuerzo que a diario realiza Bomberos Unidos Sin Fronteras, y por otro lado recaudar fondos con una finalidad específica y clara como es la implantación de una Unidad Canina en República Dominicana, que pueda asistir como primera respuesta ante una situación de catástrofe en una zona tan sensible como ésta de nuestro planeta.

Fuente: BUSF.

Imágenes: José Carlos Sánchez (Multimagenestudio)