fbpx
Infonuba

  • Leaderboard Ad


  • Leaderboard Ad

  • Tres municipios de Huelva cumplen su primer mes sin ninguna sucursal bancaria

    Leaderboard Ad

    Imagen de la oficina de Caja Rural en Berrocal.

    Desde hace un mes, la Caja Rural del Sur inició un proceso para cerrar seis oficinas bancarias en el norte de la provincia y dejar su gestión a merced de los cajeros automáticos. En lugares como El Campillo, Campofrío y Galaroza la decisión de Caja Rural ha caído como una losa, pero al menos, estos municipios, cuentan con otras entidades bancarias a los que poder trasladar los ahorros o con las que hacer gestiones si es necesario.

    La peor parte se la han llevado otros tres municipios, Berrocal, Hinojales y Cañaveral de León que, durante los últimos treinta días se han visto en la tesitura de no tener ningún sitio al que acudir para realizar operaciones monetarias, existiendo sólo un cajero que muchos de los vecinos ni siquiera saben utilizar.

    Imagen de la oficina de Caja Rural en Berrocal.

    Según aseveraron desde Caja Rural del Sur en un comunicado, los cierres se enmarcan en un proceso de integración de oficinas a la vez que la implantación de un “nuevo modelo” basado principalmente en el uso de la banca universal con internet y los cajeros automáticos. Sin embargo, el hecho de implantar este modelo en municipios donde la población tiene un porcentaje muy alto de mayores de 65 años y donde la brecha tecnológica es muy profunda, no se entiende esta decisión.

    Es el caso de Berrocal, cuyo alcalde, Juan José Bermejo critica que el hecho de que se estén cerrando estas sucursales “está creando un perjuicio notable a los vecinos”, por ello Bermejo insiste en que Caja Rural del Sur no ha actuado bien ni en las formas (no avisó de que iba a cerrar las oficinas) ni en el fondo, porque no ha procurado una formación específica para que los ciudadanos de Berrocal puedan utilizar estos dispositivos de dispensación de dinero.

    “No se han preocupado de buscar otra solución”, afirma Bermejo, “se nos dijo que podrían traer a un agente financiero”, pero hasta el momento, el presidente de Caja Rural del Sur, José Luis García Palacios, no ha contestado a sus demandas.

    Inmediaciones de la oficina de Berrocal.

    «En el caso de Caja Rural al ser una sociedad cooperativa, no es cualquier banco por lo que los vecinos de los municipios, compraron bonos para montar estas sucursales a finales de los 60 o 70 para contribuir a que Caja Rural de Sur pudiera tener estas sucursales. Han tenido que hacer ajustes en las sucursales y una vez que las sucursales no les son rentables las están cerrando. Es la realidad del mundo rural pero, precisamente una sociedad cooperativa y una caja que se llama rural, debería apoyar a estos municipios» afirmó Bermejo.

    «El coste de mantenimiento que tiene aquí la Caja Rural es el de una persona dos días a la semana a media jornada por lo que el coste es ínfimo, más si cabe cuando el edificio es suyo», apuntó el edil berrocaleño.

    El alcalde de Berrocal quiso además poner el acento en que Caja Rural al Sur es una sociedad cooperativa en la que los vecinos compraron bonos para montar estas sucursales a finales de los años 60 y principios de los 70 por lo que esto debería dar ciertos derechos a los vecinos.

    Pero los que más sufren está situación son los propios vecinos de Berrocal, Mari Carmen Calero por ejemplo, asegura que el problema “es grave”, la mayoría “son personas mayores y muchas apenas pueden moverse, pero tienen que salir a otros pueblos a sacar dinero”, asevera. Para que no venga una persona a atender dos mañanas a la semana “nos hacen movernos a un pueblo entero, y eso, no es lógico”.

    Una opinión muy parecida es la que aporta Miguel García, “todos somos personas de 60 años para arriba y todo lo que tenemos en el pueblo se pagaba allí”, a lo que añade “ahora tenemos que ir a otro lado pero muchos no podemos conducir o no tenemos coche” y los hijos están “fuera trabajando y sólo vienen los fines de semana cuando la caja cerrada, ¿Qué podemos hacer?” , se pregunta…

    Otra vecina de Berrocal, Elia García, apunta a los motivos económicos que hay detrás del cierre, “ya no tiene remedio, han jugado con todo un pueblo, hace muchos años la creamos porque Berrocal era un pueblo muy rico y les interesaba, pero ahora nadie tiene para sacarse una hipoteca”, asegura.

    Leaderboard Ad

    Zalamea y Nerva son ahora los dos municipios más cercanos a los que tendrán que desplazarse si quieren hacer una gestión concreta los vecinos de Berrocal, incluso aquellos que sepan usar el cajero automático porque según comentan en el pueblo, el que han puesto se estropea continuamente.

    El nuevo patrón de comportamiento de Caja Rural del Sur en los municipios de los que antaño se nutría principalmente, parece ya preocupar a toda la zona norte de Huelva, la que cuenta con municipios de menor tamaño, pues no se sabe a ciencia cierta si habrá más sucursales que caigan por el camino, por ello, se espera que en las próximas semanas pueda haber negociaciones para que, al menos, se puedan ofrecer soluciones transitorias a estos vecinos que sienten que su dinero está atrapado.

    Miguel García Prieto- Vecino de Berrocal

    Miguel García Prieto- Vecino de Berrocal


     

    Elia García- Vecina de Berrocal

    Elia García- Vecina de Berrocal

    María del Carmen Calero- Vecina de Berrocal
    María del Carmen Calero- Vecina de Berrocal

    Juan García Bermejo- Vecino de Berrocal

    Juan García Bermejo- Vecino de Berrocal

    Juan Jesús Bermejo- Alcalde de Berrocal

    Juan Jesús Bermejo a las puertas del ayuntamiento berrocaleño.


     
     
    Texto: Juan F. Caballero.
    Audio e imágenes: José Carlos Sánchez Rodríguez.

    UNIA
    KEMTECNIA
    Leaderboard Ad

  • Leaderboard Ad

  • Back to top