Tu energía más eficiente

Tag Archives | FACUA Andalucía

FACUA Andalucía considera muy preocupantes los numerosos resultados negativos que arroja su ‘Encuesta sobre la calidad de la sanidad pública en Andalucía’, en la que han participado 5.447 usuarios

Imagen de un centro hospitalario.

  • Nueve de cada diez personas critican que las urgencias de sus hospitales están saturadas
  • El 82% de encuestados cree que la sanidad pública en Andalucía ha empeorado en los últimos 2 años

El 82% de los usuarios encuestados por FACUA Andalucía en las ocho provincias de la Comunidad considera que la calidad asistencial de la sanidad pública ha empeorado en los últimos dos años. Sólo el 3% cree que el sistema sanitario público ha mejorado, mientras que el 15% valora que no ha cambiado ni a mejor ni a peor.

En la Encuesta de FACUA sobre la calidad de la sanidad pública en Andalucía, realizada a lo largo del pasado mes de enero, han participado 5.447 usuarios de toda Andalucía. De ellos, 3.349 son hombres y 2.098 mujeres. En cuanto al rango de edad, 273 encuestados tienen entre 18 y 30 años, 4.125 entre 31 y 60 años y 1.049 más de 60 años.

FACUA Andalucía considera muy preocupantes los numerosos resultados negativos que arroja su encuesta. De hecho, son sensiblemente peores que los recabados a finales de 2015, en la última encuesta que la federación elaboró sobre la calidad de la sanidad pública andaluza, llegándose en algunos aspectos a empeorar hasta en 14 puntos porcentuales la percepción que los ciudadanos tienen de ella. Sin ir más lejos, si hoy es el 82% de los usuarios los que consideran que su estado ha empeorado, hace un año era el 76%, seis puntos menos.

Lógicamente, la sensación de que el sistema ha mejorado también desciende notablemente. Si a finales de 2015 así lo estimaba el 7%, hoy únicamente lo mantiene el 3%.

La federación critica que la devaluación de la calidad de la sanidad pública andaluza se ha venido produciendo en paralelo a eliminación de los órganos de participación ciudadana por parte de la Consejería de Salud. “El Servicio Andaluz de Salud (SAS) es cada vez menos transparente ante los agentes sociales y la Junta tiene cerradas las puertas a la participación de los representantes de los usuarios”, sostiene FACUA Andalucía.

Colapso en las urgencias

El dato más negativo de la encuesta se refiere a los tiempos de espera de los servicios hospitalarios de urgencias. Casi el 90% (85% en 2015) de los usuarios encuestados critica que las urgencias de sus hospitales de referencia están saturadas y sólo el 5% valora que funcionan con normalidad (el resto no sabe/no contesta).

En cuanto a las urgencias de los centros de salud, el 64% de los andaluces cree que están saturadas (en 2015 únicamente el 55% lo creía, once puntos menos) y el 23% entiende que funcionan con normalidad.

Excesivos plazos para el especialista, pruebas e intervenciones

Los plazos para obtener cita con el especialista también son objeto de un elevadísimo porcentaje de críticas. El 79% de los encuestados considera que el tiempo de espera es excesivamente alto, el 9% lo entiende razonable y sólo el 12% lo considera reducido.

En lo que se refiere a las citas con el médico de cabecera, el 35% considera muy largo el plazo (en 2015 era sólo el 22%), el 22% lo ve razonable y el 43% lo valora reducido.

Los plazos para la realización de pruebas diagnósticas (radiografías, análisis…) son excesivos en opinión del 66% de los usuarios. En este punto, el descontento de los usuarios es elevadísimo: hace un año, sólo el 52% lo creía. Hoy ese descontento se eleva en un 14% más, hasta alcanzar ese 66%. Por su parte, el 17% los considera razonables y el 16% los entiende reducidos.

Para las invervenciones quirúrgicas, los plazos son considerados excesivos para el 71% (en 2015 era el 62%, nueve puntos menos) de los andaluces, razonables para el 7% y reducidos para otro 10%.

Tiempos de espera en los ambulatorios

Más de uno de cada tres encuestados, el 39%, critica que habitualmente tiene que esperar un tiempo superior a los 30 minutos con respecto a la hora de su cita cuando acude al médico de cabecera. El 45% indica que suele esperar entre 15 y 30 minutos y el 15% menos de un cuarto de hora.

El 68% de los andaluces que ha participado en la encuesta advierte de que ha notado alguna limitación por parte de los médicos para prescribirles medicamentos, frente al 30% que no tiene esa apreciación.

El 21% de los usuarios critica que el personal sanitario no suele ofrecerle una información completa y comprensible sobre su dolencia o patología y el tratamiento que debe seguir. El 38% valora que sí les informan correctamente y otro 40% entiende que a veces sí y otras no.

El 33% de los encuestados considera adecuado el tiempo que el médico dedica a atenderle, el 42% valora que a veces sí y otras es inadecuado, mientras que el 25% critica que habitualmente la duración de la atención es corta.

El 69% se queja de que su médico de cabecera le restringe o limita las derivaciones al especialista (el 33% dice que esto ocurre casi siempre y el 36% que a veces). Sólo el 27% valora que no sufre esa limitación.

El 53% de los usuarios cree que su centro de salud es adecuado a sus necesidades. Hace un año lo creía el 60% de los usuarios, lo que revela la cada vez mayor percepción negativa de las instalaciones sanitarias. Mientras, el 25% considera que necesita una reforma, el 16% cree que es pequeño y sólo el 2% se queja de que está sucio.

Uno de cada cuatro reclama

Uno de cada cuatro usuarios encuestados, el 27%, señala haber presentado alguna reclamación por escrito para hacer constar la demora en la atención en su centro de salud u hospital, mientras que el 72% indica que no ha presentado nunca una queja.

Fuente: FACUA Consumidores en Acción.

Imágenes: José Carlos Sánchez Rodríguez (Infonuba).

FACUA Andalucía reclama a la Junta que abra expediente sancionador al grupo Volkswagen

1IMG_9825

Sigue sin recibir respuesta a la denuncia que presentó hace ya seis meses ante la Dirección General de Consumo de la Consejería de Salud.

FACUA Andalucía reclama a la Junta que abra expediente sancionador a las filiales en España del grupo Volskwagen por el fraude de las emisiones contaminantes de sus vehículos diésel.

Hace ya seis meses de la denuncia presentada el 9 de octubre por FACUA Andalucía contra Volkswagen Audi España y Seat ante la Dirección General de Consumo de la Consejería de Salud, sin que haya recibido ninguna respuesta. La federación critica que Consumo no le ofrece información sobre las actuaciones que lleva a cabo a raíz de sus denuncias por fraudes masivos y le niega el reconocimiento como parte en los expedientes.

Además, las ocho asociaciones provinciales integradas en FACUA Andalucía han interpuesto hasta la fecha 745 reclamaciones ante los Servicios de Consumo de la Junta en nombre de socios afectados por el fraude. Han sido veinticho denuncias en Almería, 101 en Cádiz, ochenta en Córdoba, sesenta y una en Granada, treinta y tres en Huelva, cuarenta y cinco en Jaén, noventa y ocho en Málaga y 299 en Sevilla.

La pasividad ante este fraude masivo por parte de las autoridades de protección al consumidor de la Junta y el resto de comunidades autónomas así como del Gobierno de España están favoreciendo que Volkswagen no reaccione ante las miles de reclamaciones de las que está siendo objeto.

Volkswagen sigue sin garantizar a los usuarios afectados por  que sus vehículos no perderán prestaciones tras pasar la revisión que la empresa pretende llevar a cabo para actualizarles el software. Tampoco ha ofrecido hasta la fecha compensación alguna a los propietarios en España y el resto de Europa, una decisión discriminatoria frente a aquellos de EEUU, que sí recibirán una indemnización por el fraude.

FACUA Andalucía recuerda a los afectados que si llevan los vehículos a revisión corren el riesgo de que éstos pierdan prestaciones de consumo o de potencia, dado que la empresa no está garantizando lo contrario.

La multinacional alemana ha comenzado a contactar en España con los alrededor de 700.000 propietarios de vehículos diésel cuyos motores cuentan con un software que manipula las emisiones de dióxidos de nitrógeno (NOx), altamente nocivos para la salud. En su comunicación, la empresa les avisa de que próximamente podrán llevar sus coches a los servicios oficiales de las marcas afectadas (Seat, Volkswagen, Skoda y Audi) para someterlos a una “actualización de software” para que las emisiones de NOx estén por debajo de los máximos permitidos por la ley. Sin embargo, siguen sin indicar por escrito y de forma expresa la inocuidad de las intervenciones que realizarán en los coches, esto es,  que los vehículos no sufrirán cambios en la potencia o el consumo, dos prestaciones fundamentales de los mismos.

FACUA ha reclamado a la empresa y a las Administraciones competentes en reiteradas ocasiones un compromiso firme y expreso en este sentido, como elemento fundamental para garantizar que los usuarios afectados por este fraude no sufran aún más perjuicios de los ya vividos por el engaño. Sin embargo, y pese a las diferentes comunicaciones remitidas al ministerio de Industria, a la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aecosan) y el contacto con la propia empresa, la asociación aún no ha obtenido respuesta a esta reivindicación.

Vehículos diésel con motores EA 189

Tras una investigación de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA, por sus siglas en inglés) a raíz de la denuncia de una ONG, Volkswagen reconoció en septiembre de 2015 que había trucado 11 millones de vehículos diésel vendidos en todo el mundo con un software que reducía las emisiones de óxidos de nitrógeno (NOx) cuando detectaba que estaba siendo sometido a una prueba de homologación para cumplir con la ley. Sin embargo, los vehículos superan ampliamente los límites legales de emisiones en condiciones de conducción real. El fraude afecta a vehículos de las marcas Seat, Volkswagen, Skoda y Audi con motores diésel TDI 1.2, 1.6 y 2.0 EA 189.

Desde que estalló el escándalo, FACUA ha insistido en la garantía del mantenimiento de las prestaciones por escrito como un elemento fundamental para los usuarios afectados. La asociación recuerda que, en un comunicado hecho público en noviembre de 2015, Volkswagen indicó que no podía garantizar que la revisión no provocase un cambio en las prestaciones de los vehículos y desde entonces no ha hecho público ningún escrito en el que indique que, tras la reparación, los vehículos tendrán la misma potencia y consumo que cuando fueron adquiridos.

Tampoco ha indicado nada en este sentido en las cartas que está enviando a los propios usuarios para llamarles a revisión. En ella sólo se recoge que los vehículos son seguros y aptos para la circulación.

FACUA recuerda que desde que estalló el escándalo por el fraude de las emisiones, Volkswagen no ha aclarado cómo funciona el mecanismo que permite manipular las emisiones, información que la asociación ha reclamado tanto a la empresa como a Industria, responsable de homologar los vehículos. Pese a que el procedimiento por el que la empresa pretende corregir dicha manipulación ha sido autorizado por Industria, tampoco este organismo ha ofrecido información al respecto.

Compensaciones y extensión de la garantía a los consumidores afectados

Por otro lado, FACUA reclama a la empresa una compensación económica a los usuarios afectados. Así se lo hizo saber a sus representantes legales en las negociaciones mantenidas con ellos. Volkswagen ha reconocido haber causado un perjuicio a terceros y el pago de indemnizaciones a los propietarios afectados en EE UU y, por lo tanto, debería también compensar a los usuarios españoles.

FACUA considera que la compañía mantiene hasta ahora un trato discriminatorio hacia los consumidores europeos, al no aceptar compensarles económicamente por los perjuicios causados, con el beneplácito de los gobiernos europeos.

La asociación también ha demandado a Volkswagen una ampliación en la garantía de los vehículos que sean sometidos a revisión, como tercera medida además del compromiso por escrito del mantenimiento de las prestaciones y las compensaciones económicas a los afectados.

Más de 41.000 afectados se han unido a la plataforma de FACUA

FACUA representa a más de 41.000 propietarios de automóviles Volkswagen, Audi, Skoda y Seat. A las 10 horas de este viernes, la plataforma nacional de #afectadosVolkswagen creada por la organización contaba con 41.427 miembros. Los usuarios pueden sumarse a ella en la página web FACUA.org/volkswagen. A través de esta web, la asociación está asesorando a los afectados sobre sus derechos y las acciones que la asociación está llevando a cabo en su nombre para la defensa de sus intereses.

FACUA ha presentado denuncias contra las filiales en España del Grupo Volkswagen ante la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) y las diecisiete agencias, institutos y direcciones generales con competencias en la protección de los consumidores de los gobiernos autonómicos.

Fuente: FACUA.

Imagen: José Carlos Sánchez Rodríguez (Infonuba).