Tu energía más eficiente

Tag Archives | Mesa de la Ría

Mesa de la Ría considera funesta la Declaración de Impacto Ambiental favorable para el dragado de la ría, por los vertidos al mar y a la Balsa 4 dentro de Marismas del Odiel

  • El colectivo onubense que alegó esta Declaración de Impacto Ambiental, ampliará con ella la denuncia ya interpuesta a Bruselas ante los enormes riesgos que se generan en Doñana y Marismas del Odiel.

El colectivo, que no se posiciona contra las actividades de dragados en sí, sino contra la gestión final de los residuos, lamenta que la DIA que el Puerto tituló “Dragado de mantenimiento de la Ría”, concedida por el Ministerio de Medio Ambiente mediante Resolución de 22 de enero de 2018, oculta en su título la intencionalidad de verter los dragados al mar y a la Reserva de la Biosfera Marismas del Odiel, en la balsa nº4 (fase 1), denunciada por Mesa de la Ría. Este subterfugio podría ser uno de los motivos por los que no existan más colectivos sociales, ecologistas o profesionales y aficionados a la pesca que hayan alegado contra dicha Declaración de Impacto Ambiental.

“Los vertidos que el Puerto realizará en mar, afectarán a la calidad de las aguas en una zona muy sensible declarada ZEPA Golfo de Cádiz y justo frente a los espacios naturales de Doñana. La suspensión de metales pesados en la ría, afectará aún más a la reducción de la pesca en la zona de Huelva, con el riego añadido de que los mismos entren en la cadena trófica de especies del entorno y de la propia Doñana”, han advertido desde Mesa de la Ría.

Por otro lado los dragados más contaminados destinados a la balsa nº 4 (fase 1), se realizarán dentro de la Reserva de la Biosfera y Lugar de Interés Comunitario “Marismas del Odiel”, omitiendo la referida DIA hacer referencia alguna a la afección sobre el hábitat nº 1110, protegido por la Directiva Europea 92/43/CEE (Bancos de arena cubiertos permanentemente por agua marina, poco profunda) tal y como viene denunciando desde hace ya 8 años Mesa de la Ría.

En el lado urbanístico, esta balsa de rellenos de dragados incumple el Plan General de Ordenación Urbana de la ciudad y vulnera el Plan Especial Portuario que se aprobó por la Junta de Andalucía de manera condicionada al cumplimiento del Plan Rector de Uso y Gestión de Marismas del Odiel. Un Plan que impide tales vertederos protegiendo con ello los valores naturales de las citadas marismas, alegación que omiten y no contestan en la mencionada DIA otorgada por el Ministerio.

En el lado Ambiental recordamos que la DIA es la respuesta a una Evaluación Ambiental que no conlleva aparejada una autorización ambiental. El vertido de los dragados en balsas, aun sigue sin someterse a Autorización Ambiental Integrada AAI por parte de la Junta de Andalucía en cumplimiento del artículo 20 de la Ley 7/2007, de 9 de julio, de Gestión Integrada de la Calidad Ambiental, en su “Ámbito de aplicación”, expone que: “se encuentran sometidas a autorización ambiental integrada: a) La construcción, montaje, explotación o traslado de instalaciones públicas y privadas en las que se desarrollen alguna o parte de las actuaciones “los Vertederos de residuos, excluidos los de inertes, que reciban más de 10 toneladas/día o de una capacidad total de más de 25.000 toneladas”

El inicio de los vertidos el pasado mes de agosto, sin autorización ambiental, produjo una gran mortandad de peces que quedaron encerrados en la balsa nº4, así como derrames y filtraciones a zonas aledañas como la playa del Espigón y la ria de Huelva, lo que demuestra la toxicidad de tales vertidos.

Mesa de la Ría recuerda que el proyecto para la balsa 4 completa, cuya DIA se aprobó en 2004, se dividió posteriormente en fases, al igual que los proyectos del gas de Doñana para no tener que ser evaluados ambientalmente en su conjunto, pues la DIA concedida en 2004 para la totalidad del proyecto certificaba irregularmente que el mismo “se localizaba fuera de los espacios protegidos de la Red Natura 2000”, lo que es totalmente incierto, como acreditan los planos que Mesa de la Ría, en diferentes denuncias, ha puesto a disposición del SEPRONA, del Ayuntamiento de Huelva, de la Junta de Andalucía y de la Comisión Europea.

La Comisión Europea ha incoado dos expedientes, uno de investigación en 2012 (EU PILOT 3795/2012/ENVI) para la totalidad del proyecto, el cual concluyó con el traslado a Mesa de la Ría del compromiso de las autoridades españolas de evaluar ambientalmente las afecciones de los lugares protegidos por la red Natura 2000 y un segundo expediente en 2015, CHAP(2015)03074, que se inició al autorizar el Ministerio la segregación en fases, evitando evaluar las referidas afecciones conjuntamente.

Por otro lado, la citada Declaración de Impacto Ambiental confirma lo ya puesto de manifiesto por Mesa de la Ría sobre la verdadera intencionalidad que esconde el Puerto, que no es otra que la de aprovechar para usos e instalaciones portuarias los terrenos ganados al mar con estas balsas de dragados, es decir, pasando a ocupar el otro margen del río Odiel una vez que se quedara sin suelo aprovechable en el Puerto Exterior. El dique Juan Carlos I pasaría a ser por tanto una mera ampliación del Puerto de Huelva.

Conviene reseñar que Mesa de la Ría no se posiciona en contra de los dragados, sino en la forma ilegal y gravosa para el entorno con que el Puerto los gestiona, por lo que este colectivo pide el tratamiento de los residuos de dragados, priorizando la valorización y reutilización de los mismos, en lugar de optar por su abandono en balsas o vertidos al mar y muchísimo menos en lugares protegidos. Estas mejores técnicas de descontaminación de suelos ya existentes y que han sido aplicadas en otros lugares como Londres, podrán servir de referencia para la descontaminación de suelos en todo el ámbito de la Ría de Huelva, incluida la Avenida Francisco Montenegro, una industria verde de la descontaminación que generaría un considerable número de puestos de trabajo.

 

 

 

Fuente e imagen: Mesa de la Ría.

Mesa de la Ría propondrá la convocatoria de un referéndum para la recuperación de la Avenida Francisco Montenegro

-El procedimiento deberá realizarse conforme a la Ley 2/2001 de consultas populares locales de Andalucía.

-Ante la negativa del pasado Pleno para convocar el órgano de participación del año 91 para la recuperación de los terrenos industriales de Francisco Montenegro y definir la futura Punta del Sebo, la opción planteada es la Consulta Popular.

Mesa de la Ría solicitará en el próximo Pleno Municipal la convocatoria de un referéndum sobre los usos futuros de la Punta del Sebo, habida cuenta de que en el pasado pleno municipal se desestimó la convocatoria de la Mesa “para la recuperación de la Avenida Francisco Montenegro” de la que surgieron los denominados “acuerdos del 91”, incluyendo en ella la participación de toda la sociedad onubense.

Con este referéndum se pretende incluir la participación social mediante la figura de la consulta popular, para que la sociedad no quede excluída del diseño futuro de la ciudad. Para Mesa de la Ría “ya se ha acabado la dictadura del Puerto en Huelva. La Punta del Sebo debe ser y será lo que decidan los ciudadanos de hoy para las futuras generaciones”.

Rafael Gavilán ha recordado que “el franquismo convirtió el espacio de más valor de Huelva, la Punta del Sebo, en una cloaca, y ahora el Puerto no debe convertirla unilateralmente y sin la participación ciudadana en un trastero-almacén de una zona que debe ser el balcón de nuestra ciudad y que el propio Plan General destina a otros usos ciudadanos, al recoger los acuerdos de 1991. El alcalde no debe ser un subalterno del Puerto, ni tampoco debería saltarse la ley urbanística de Huelva, un Plan General que recogió los acuerdos de 1991, refrendados por su propio partido, y que consideraba la enorme potencialidad de los terrenos de la Punta del Sebo para convertirse en el futuro en suelo urbano”

Desde la dictadura Franquista que robó a los ciudadanos espacios culturales, paisajísticos y dotacionales de la ciudad de Huelva con la instalación del polo químico, la ciudadanía nunca ha tenido oportunidad de decidir lo que desea para la Punta del Sebo. La confluencia de los ríos Tintos y Odiel, lugar de gran potencialidad futura en donde se perdieron grandes espacios verdes, paseos, monumentos regionalistas como la Fuente de las Naciones, balnearios, playas históricas y comunicaciones como el ferrocarril que conectaba todas estas dotaciones, debe ser diseñada en un proceso democrático y participativo por los ciudadanos, en lugar de hacerlo como pretende el Puerto de Huelva, mediante decisiones unilaterales y carentes de planificación urbana para el desarrollo de un nuevo modelo de ciudad.

El colectivo piensa que sustituir la industria pesada por una gran explanada logística de hormigón, destinada al almacenamiento masivo de contenedores procedentes de China, es algo que deberá someterse a la opinión de los ciudadanos, pues para Mesa de la Ría esta propuesta no desarrolla la verdadera potencialidad de un espacio tan importante para la ciudad y su entorno natural y paisajístico como es la Punta del Sebo, sobre la que debe girar el futuro desarrollo social y económico de la ciudad de Huelva.

Por último la organización recalca que la Avenida Francisco Montenegro debe ser el eje vertebrador de ese nuevo diseño de ciudad de Mesa de la Ría denominado “Otra Huelva es Posible”.

 

 

 

Fuente e imagen: Mesa de la Ría.

Mesa de la Ría pedirá en el pleno del Ayuntamiento de Huelva la paralización de los vertidos del Puerto en las balsas del espigón

  • Su ejecución podría ser constitutiva de un Delito contra la Ordenación del Territorio al no estar aprobado en el Plan General, en el Plan especial Portuario y estar prohibido en el Plan Rector de Usos y Gestión de Marismas del Odiel.

El Colectivo propondrá que el Ayuntamiento, en aplicación de su potestad urbanística, paralice cautelarmente las obras de rellenos de dragado de la balsa nº 4 (fase 1) que el Puerto construye dentro de la reserva de la biosfera Marismas del Odiel, hasta que los servicios técnicos elaboren un informe sobre la legalidad.

Como Mesa de la Ría viene denunciando desde hace ya 7 años, las balsas de rellenos de dragados incumplen el Plan general de la ciudad y Plan Especial Portuario que se aprobó por la Junta de Andalucía de manera condicionada al cumplimiento del Plan Rector de Uso y Gestión de Marismas del Odiel que impiden tales vertederos, protegiendo con ello los valores naturales de las citadas marismas.

Tales actuaciones por parte del Puerto, han provocado, en el inicio de los vertidos este mismo mes de agosto, una gran mortandad de peces, así como derrames y filtraciones a zonas aledañas como la playa del Espigón y la ría de Huelva.

A la propagación de ésta noticia por parte de Mesa de la Ría y usuarios del espigón en las redes sociales, el Puerto se manifiesta alegando que las citadas obras “se localizan fuera del espacio protegido”, lo que es totalmente incierto, como acreditan los planos que el colectivo ha puesto a disposición del SEPRONA, Junta de Andalucía, Comisión Europea y ahora, al propio Ayuntamiento de Huelva.

Además la citada balsa que modifica sustancialmente los hábitats protegidos por la Directiva Europea, se construye también dentro de la Reserva de la Biosfera “Marismas del Odiel” (línea exterior amarilla).

LIC ZEC y ZEPA “Marismas del Odiel” ES0000025

En una demostración más de la actitud de la Autoridad Portuaria quien, al margen de esta ciudad, de la participación ciudadana, de la transparencia y del cumplimiento escrupuloso de las normativas ambientales y urbanísticas, ha construido sobre la balsa nº 1 un helipuerto ignorando las protecciones ambientales de los terrenos utilizados que están dentro de la reserva de la biosfera y cuya calificación ZEPA (Zona de Especial Protección de Aves) lo hace inviable, por lo que Mesa de la Ría pide al Ayuntamiento de Huelva que abra expediente de infracción urbanística al Puerto por la construcción del aparcamiento y el mencionado helipuerto. El alcalde Gabriel Cruz tiene que ejercer sus competencias en el término municipal, sin mirar a otro lado ante las ilegalidades del Puerto.

Igualmente se pide al Ayuntamiento que inste a las autoridades pertinentes a que informen sobre la viabilidad del baño en la playa del Espigón, tras las filtraciones que se detectan en la citada balsa de relleno de dragados a la Ría y al mar.

Conviene reseñar que Mesa de la Ría no está en contra de los dragados, sino en la forma ilegal y con daño al entorno en que el Puerto los gestiona. Por lo que este colectivo pide el tratamiento de los residuos de dragados, priorizando la valorización y reutilización de residuos, en lugar de optar por su abandono. Estas técnicas, ya existentes y disponibles, podrán servir de referencia para la descontaminación de suelos en todo el ámbito de la Ría de Huelva, incluida la Avenida Francisco Montenegro, una industria verde de la descontaminación que generaría un considerable volumen de puestos de trabajo.

 

 

Fuente e imágenes: Mesa de la Ría.

Mesa de la Ría ampliará la denuncia de Bruselas sobre las balsas de dragados y la obra del helipuerto-parking realizada por el Puerto en Marismas del Odiel

  • El colectivo considera que las citadas obras del helipuerto y aparcamiento sobre la balsa 1 de dragado atentan contra la ordenación del territorio.

La obra realizada por el Puerto en Marismas del Odiel, sobre la balsa 1 de rellenos de dragados contaminados de la Ría, se encuentra dentro de la Zona de Especial Conservación ZEC y LiC estuario del Tinto, dentro de ZEC y LIC Marismas del Odiel, dentro de la Reserva de la Biosfera del mismo nombre y en zona IBA de especial protección de aves. Estas obras que se han realizado sorpresivamente sin evaluación ambiental, atentan contra el Plan Rector de Uso y Gestión de Marismas del Odiel, incumpliendo el Propio Plan Especial Portuario y PGOU de Huelva, sin presentarlo y sin evaluarlo en el Patronato Marismas del Odiel.

Por todo ello, Mesa de la Ría ampliará estos hechos a la denuncia ya abierta en Bruselas sobre estas balsas, con la exigencia de devolver al estado original la playa fluvial donde se encuentran las citados recintos de rellenos de dragados contaminados que el Puerto viene realizado desde hace años con total ilegalidad e impunidad.

Igualmente Mesa de la Ría pedirá una reunión extraordinaria del Patronato Marismas del Odiel, quien no debería ser un convidado de piedra para todo aquello que al Puerto se le antoje hacer unilateralmente en el espacio protegido. Para Mesa de la Ría resulta una barbaridad que este proyecto no haya sido incluido en el Plan Especial de Playas redactado por el Ayuntamiento en el que el colectivo se ha personado, que fue objeto de aprobación ambiental por parte de la Junta.

Igualmente resulta temerario que el citado proyecto no se haya presentado y aprobado en el Pleno Municipal por el equipo de gobierno, lo que muestra que el Puerto sigue actuando a su antojo y contra la ciudad y al margen de autorizaciones ambientales y el equipo de gobierno Ayuntamiento sin transparencia alguna ante la oposición y la ciudadanía.

Igualmente resulta inadmisible que cuando, sólo hace unos meses a pregunta de Mesa de la Ría al equipo de gobierno sobre la legalidad urbanística de estas balsas la respuesta del Concejal de Urbanismo fuera “que se desconoce si este espacio de las balsas pertenece al término municipal de Huelva”, y ahora se realicen las citadas obras sobre las balsas, al margen del Pleno.

Para Mesa de la Ría resulta esclarecedor como origen de los graves problemas ambientales de la Ría de Huelva, la falta de acción de una Fiscalía de Medio Ambiente de Huelva que actúa contundentemente contra delitos contra la ordenación del territorio en otros territorios protegidos, pero que mira para otro lado en los ilícitos que en la Ría de Huelva continuamente realiza el Puerto y las Industrias que se asientan en él.

 

 

Fuente e imagen: Mesa de la Ría.

Mesa de la Ría pedirá en el Pleno que se erija un monumento a la figura de los cantaores onubenses Paco y Pepe Isidro

  • Se ubicaría en la actual Plaza del Punto, la cual pasaría a denominarse “Plaza de los jardines de Paco Isidro”, tal y como se la conociera en la década de los 50.

“Paco Isidro de Huelva”, cuyo verdadero nombre era Francisco Barrera García, nació el 6 de marzo de 1896, en Huelva, y falleció el 1 de julio de 1960. Comenzó a cantar a los doce o trece años, siendo su afición innata pues no contaba con precedentes familiares. Compaginó el Cante con sus otras tres profesiones conocidas, esto es, como conductor de Coche de Caballos (de ahí, sus innumerables letras alusivas a los mismos), como taxista (lo que le llevó a conocer la rica variedad de fandangos de toda la provincia) y como regente de un Kiosco-Bar en la Plaza del Punto de la capital, de hecho, a dicho lugar incluso se le llegó a conocer popularmente como “Los Jardines de Paco Isidro”.

Paco Isidro poseía una voz riquísima: sus quiebros; sus gallos flamencos; y su suavidad le daban una gran majestad a sus cantes. Creó un estilo de Fandango único e inigualable. Dominaba casi todos los palos tan bien como los fandangos, pero los sacrificó en favor del Fandango de Huelva, al que dedicó todo su esfuerzo, dándole un esplendor y categoría como jamás tuvo, alcanzando las más altas cotas de calidad. Creó un estilo de Fandango de Huelva único e irrepetible.

Con respecto a su hijo, Pepe Isidro, decir que éste no sólo heredó de su padre el oficio de taxista (profesión a la que le dedicó más de 40 años), sino que también obtuvo de su progenitor las facultades para el Cante Flamenco y durante muchos años que se dedicó a ello hasta que la enfermedad se lo impidió. En su vida artística, se marcó como meta continuar con el legado de su padre, de manera completamente altruista, sin percibir remuneración económica en ninguna de sus muchas actuaciones por las distintas Peñas, festivales y eventos en los que fuera reclamado para cantar; ya que su único y verdadero interés fue el de que no quedaran en el olvido la vida y obra de Paco Isidro, sobre todo, entre los aficionados más jóvenes.

“Pepe Isidro falleció en 2013 con el pesar de no haber podido contemplar con sus propios ojos el más que merecido homenaje a la figura y memoria de su padre en forma de monumento. En la actualidad, existe en la plaza del Punto un monolito en recuerdo a Paco Isidro, el cual en ningún caso hace honor a lo que éste representó para Huelva y para el mundo del Flamenco” han destacado desde Mesa de la Ría.

Desde esta organización consideran que para honrar la memoria de esta saga familiar de artistas, se debería erigir un monumento a ambos, padre e hijo, y que el mismo se situara en los “Jardines de Paco Isidro”, procediendo por tanto a cambiar por ésta la denominación de la actual Plaza del Punto.

 

 

Fuente e imagen: Mesa de la Ría.

Fertiberia pide a la Audiencia Nacional que el Ayuntamiento sea quien costee la restauración de la zona 4

Mesa de la Ria de Huelva se opone a tal pretensión en base a la sentencia de la propia Audiencia

Mediante escrito dirigido al Ayuntamiento y a la propia Audiencia Nacional, Fertiberia manifiesta su pretensión de que sea el Ayuntamiento de Huelva quien acometa la restauración de la zona 4 de las balsas de fosfoyesos. Para ello, pretende beneficiarse de uno de sus propios incumplimientos de la concesión, y que derivaron en la orden de caducidad de la misma, como es el subarriendo ilegal para que “terceros” pudieran verter también sus residuos en las balsas de fosfoyesos.

Mesa de la Ría afirma que en las balsas de fosfoyesos vertieron ilegalmente, además de Fertiberia, Atlantic Copper, Foret, Tioxide, Egmasa, la Diputación Provincial y el Ayuntamiento. Todo ello sin el correspondiente permiso del Ministerio, pues la única empresa autorizada para utilizar las 720 hectáreas de la concesión para verter exclusivamente fosfoyesos fue Fertiberia.

Además también esta organización ha recalcado que lleva meses denunciando que en el proyecto de restauración presentado por Fertiberia, que en realidad consiste en enterrar los residuos, se omite actuación alguna sobre las más de 270 hectáreas correspondientes a la zona 4. Definitivamente, Fertiberia ha destapado sus intenciones ocultas y ha dejado claro que su pretensión es que dicha zona sea descontaminada con dinero público.

Por otro lado, Fertiberia ha solicitado a la Audiencia Nacional a que se le autorice a “ejecutar parcialmente” su proyecto de restauración, para así corregir los lixiviados que actualmente se están produciendo al río Tinto.

Para Mesa de la Ría no cabe una ejecución, aunque sea parcial, de un proyecto que no cuenta con los informes ambientales necesarios (Declaración de Impacto Ambiental, Autorización Ambiental Integrada), ni con el informe de compatibilidad urbanística, ni con el estudio de impacto sobre la Salud, documentos todos ellos necesarios para ejecutar, aun parcialmente, un proyecto constructivo de ese tipo. Para Mesa de la Ría, la obligación de Fertiberia de corregir dichos lixiviados y vertidos al río Tinto le viene impuesta por la Ley 1/2016 de prevención y control integrado de la contaminación, por el Decreto 109/2015, por el que se aprueba el Reglamento de Vertidos al Dominio Público Hidráulico, al margen por tanto de la existencia o no de un proyecto constructivo y por la Ley 26/2007 de Responsabilidad Medioambiental, que la Mesa de la Ría ha iniciado ante la Junta de Andalucía, aportándolo en el incidente de ejecución.

En una mofa más ante los ciudadanos, Fertiberia pide ahora autorizaciones para unos trabajos que ha estado realizando habitualmente, como es retirar los fosfoyesos vertidos fuera de su concesión (video de Mesa de la Ría en su perfil de Facebook y Youtube en el que se aprecia que viene haciendo tales operaciones desde hace años sin necesidad de autorización alguna), con el único objetivo de engañar para obtener una autorización del que su proyecto carece y que no tiene visos de que vaya a ser obtenido.

Ni Mesa de la Ría ni nadie, puede permitir que el atentado medioambiental cometido por Fertiberia sea reparado con dinero público. La empresa que ha estado durante décadas obteniendo beneficios con una gestión ilegal de sus residuos, pretende, ahora, no invertir en la regeneración del daño ilegítimo que ha ocasionado. Este es el tipo de empresa que no genera riqueza en la ciudad y que se llevan fuera las plusvalías y las inversiones. Este es el tipo de empresas que ha llevado a Huelva a la cola en el nivel de renta de todas las capitales de España. Para Mesa de la Ría este es el tipo de empresas que sobran en Huelva.

Fuente/ imagen: Mesa de la Ría / José Carlos Sánchez Rodríguez (Infonuba)

Bruselas abre expediente a la denuncia de Mesa de Ría sobre las autorizaciones de los chiringuitos de Mazagón y Punta Umbría

  • En la denuncia el colectivo señala que la Junta de Andalucía vulnera Directivas Comunitarias

En el caso de las obras del chiringuito de Mazagón en Moguer, la Junta de Andalucía las autorizó sin contemplar que las mismas se realizan dentro la zona de especial conservación de sus hábitats de la Red Natura-2000, del Lugar de Interés Comunitario y denominado “Doñana Norte y Oeste” (LIC-ES6150009), dentro de la Reserva de la Biosfera de Doñana y además dentro del “espacio natural de Doñana” declarado por la propia Administración Regional Andaluza.

Pese a la controversia que se ha suscitado en las redes tras el incendio de Doñana, sobre la imposibilidad de recalificar monte público según la legislación, ésta es una prueba palpable de que el cambio de uso, no solo es posible para el monte público, sino para mayores protecciones ambientales como los espacios protegidos de Doñana, obviamente cuando las Administraciones se saltan la legislación.

En la denuncia, Mesa de la Ría señala ante la Comisión Europea que con estas autorizaciones, la Junta no realizó una debida protección visual de los acantilados o médanos de la costa de Doñana, una formación geológica aún virgen y sin urbanizar a lo largo de kilómetros de playa.

Los médanos de la costa de Doñana son un patrimonio geológico, paisajístico y ambiental que la Junta de Andalucía debería defender cómo parte de las políticas europeas en materia de Patrimonio Cultural, Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, por lo que con esta autorización de construcción fija se vulnera el Convenio Europeo del Paisaje ratificado por el Gobierno de España, que entró en vigor el 1 de marzo de 2008 y además del propio Plan de Ordenación del Territorio del Ámbito de Doñana aprobado por la Junta de Andalucía.

En el caso de la autorización de las obras fijas de hormigón del chiringuito de Punta Umbría en la pequeña playa de la Canaleta que se construye a escasos metros de la zona de especial conservación del LIC Marismas del Odiel (LIC ES0000025) de la reserva del mismo nombre y dentro de las zonas de servidumbre y protección de Costas, tampoco se han sometido por la Junta a una adecuada y especifica evaluación de sus efectos sobre el medio ambiente y en concreto sobre el lugar protegido LIC Marismas del Odiel, con todas las garantías de la Directiva 92/43/CE, de 21 de mayo de 1992, relativa a conservación de los hábitats naturales y de la fauna.

El apartado 3 del artículo 6 de la citada Directiva, señala que el alcance geográfico de evaluación de los proyectos no se limita a los que se realizan dentro de un espacio protegido, sino también a los que, pese a estar situados fuera, pueden tener un impacto apreciable sobre él.

Para Mesa de la Ría, que siempre se ha mantenido al margen de cualquier controversia mediática frente los empresarios que obtuvieron tales autorizaciones, la situación debe corregirse, así como depurarse responsabilidades entre quienes han concedido tales autorizaciones.

La transferencia de la gestión de Costas a la Junta de Andalucía, en el apartado de chiringuitos, está resultando un absoluto caos, pues es evidente la falta de sensibilidad, de costumbre y la dejación de la Junta en proteger los espacios de la red natura-2000 incumpliendo la Directiva de Hábitats, así como olvidando un criterio participado con los ciudadanos de este tipo de proyectos, más aún, en una ciudad cómo Punta Umbría, que acaba de ser incluida en su totalidad en la Reserva de la Biosfera Marismas del Odiel.

 

 

Fuente e imágenes: Mesa de la Ría.

Mesa de la Ría denuncia en Bruselas las autorizaciones de los chiringuitos de Mazagón y Punta Umbría

  • Mesa de la Ría recalca que la Junta de Andalucía vulnera directivas comunitarias

En el caso de las obras del chiringuito de Mazagón (Moguer), la autorización de la Junta de Andalucía, se dio sin contemplar que las mismas se realizan dentro la zona de especial conservación de sus hábitats de la Red Natura-2000, del Lugar de Interés Comunitario y denominado “Doñana Norte y Oeste” (LIC-ES6150009), dentro de la Reserva de la Biosfera de Doñana y además en el “espacio natural de Doñana” declarado por la propia Administración Regional Andaluza, sin haber evaluado los efectos del proyecto.

En la denuncia, Mesa de la Ría señala ante la Comisión Europea, que con estas autorizaciones la Junta no realiza una debida protección visual de los acantilados o médanos de la costa de Doñana, una formación geológica aun virgen y sin urbanizar a lo largo de kilómetros de playa.

Los médanos de la costa de Doñana son un patrimonio geológico, paisajístico y ambiental que la Junta de Andalucía debería defender, cómo parte de las políticas europeas en materia de Patrimonio Cultural, Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, por lo que con esta autorización de construcción fija se vulnera el Convenio Europeo del Paisaje ratificado por el gobierno de España, que entró en vigor el 1 de marzo de 2008 y además del propio Plan de Ordenación del Territorio del Ámbito de Doñana aprobado por la Junta de Andalucía.

En el caso de la autorización de las obras fijas de hormigón del chiringuito de Punta Umbría en la pequeña playa de la Canaleta que se construye a escasos metros de la zona de especial conservación del LIC Marismas del Odiel (LIC ES0000025) de la reserva del mismo nombre y dentro de las zonas de servidumbre y protección de Costas, tampoco se han sometido por la Junta a una adecuada y especifica evaluación de sus efectos sobre el medio ambiente y en concreto sobre el lugar protegido LIC Marismas del Odiel, con todas las garantías de la Directiva 92/43/CE, de 21 de mayo de 1992, relativa a conservación de los hábitats naturales y de la fauna.

El apartado 3 del artículo 6 de la citada Directiva, señala que el alcance geográfico de evaluación de los proyectos no se limita a los que se realizan dentro de un espacio protegido, sino también a los que, pese a estar situados fuera, pueden tener un impacto apreciable sobre él.

Para Mesa de la Ría, que siempre se ha mantenido al margen de cualquier controversia mediática frente los empresarios que obtuvieron tales autorizaciones, la situación debe corregirse, así como depurarse responsabilidades entre quienes han concedido tales autorizaciones.

La transferencia de la gestión de Costas a la Junta de Andalucía, en el apartado de chiringuitos, está resultando un absoluto caos, pues es evidente la falta de sensibilidad, de costumbre y la dejación de la Junta en proteger los espacios de la Red Natura-2000 incumpliendo la Directiva de Habitats, así como olvidando un criterio participado con los ciudadanos de este tipo de proyectos, más aun, en una ciudad cómo Punta Umbría, que acaba de ser incluida en su totalidad en la Reserva de la Biosfera Marismas del Odiel.

 

 

Fuente e imágenes: Mesa de la Ría.

Mesa de la Ría solicita el traslado de los astilleros al Puerto Exterior como alternativa de futuro

  • El Puerto de Huelva tendría acometer las obras necesarias para albergar la nueva instalación y recuperar dicha inversión mediante el canon que se impondría a la empresa concesionaria

Para Mesa de la ría, el Sector de la Construcción Naval es una actividad económica muy arraigada en Huelva. Además de ello, este sector industrial ha sido durante décadas uno de los principales motores de economía local, así como una importante fuente generadora de empleo de calidad. En las fases de mayor carga de trabajo, llegaron a ser varios los miles de empleos directos e indirectos que se derivaban de dicha actividad.

Con la llegada de la crisis del sector, la actividad de la construcción naval fue decayendo al igual que lo hacía su aportación a la economía local. Actualmente, la empresa COTNSA, concesionaria de los astilleros onubenses, está acometiendo un proceso de modernización y reacondicionamiento de sus instalaciones, de cara a lograr la captación de nuevos contratos que garanticen la continuidad de la actividad en Huelva, como es el caso del acuerdo alcanzado recientemente con la empresa Balearia, No obstante, el primero de dichos barcos ha tenido que abandonar las instalaciones del astillero onubense, al no haber podido éste adaptar a su debido tiempo la maquinaria necesaria para la subida del mismo a la grada que se estaba habilitando para ello.

Desde Mesa de la Ría, quieren apostar plenamente por la promoción de un sector industrial arraigado y no contaminante como es el de la construcción naval, por lo que creen conveniente que desde las instituciones públicas se tomen las medidas necesarias para evitar que éste desaparezca. La imperiosa necesidad de crear puestos de trabajo en la ciudad  debe servir de acicate para que se actue de manera diligente en este asunto.

Por otro lado, es evidente que en el futuro diseño de ciudad, y dada la aspiración histórica de ésta de encontrarse con su ría, hace pensar que el lugar donde se ubica en la actualidad dicha actividad industrial no es la más idónea ni desde el punto de vista urbanístico, ni por supuesto desde el punto de vista empresarial y comercial, así como por los problemas de calado que conlleva la altura de la ría en que se encuentra y el aumento de los costes que eso supone.

Para Mesa de la Ría, la solución que daría respuesta a todas estas necesidades pasa por el traslado de los astilleros de Huelva a la zona del puerto exterior, donde podría contar con unas instalaciones acordes a sus expectativas futuras de trabajo, modernas y en las que los problemas de calado, como condición insalvable a la hora de suscribir contratos de trabajo, pasen definitivamente a la historia. Para ello, consideran que debería ser la Autoridad Portuaria de Huelva la principal interesada y promotora de este traslado, pues es ésta quien tiene como objetivo tanto el recuperar para otros usos la parcela que actualmente ocupan los astilleros, así como la posibilidad de poder prestar otro servicio adicional y de calidad a los barcos que actualmente operan en el puerto. Para ello, la Autoridad Portuaria de Huelva tendría que acometer las obras de construcción de unas nuevas instalaciones, modernas y competitivas.

De materializarse esta propuesta, el objetivo que se alcanzaría sería triple: por un lado, el Puerto de Huelva, y por tanto la ciudad y sus habitantes, recuperarían de verdad para su uso y disfrute una parte importante del frente de la ría. Por otro lado, la modernización de las instalaciones dotaría de expectativas económicas y de empleo a la ciudad, y por último, el Puerto podría ofrecer un servicio adicional de mantenimiento y reparación de buques a sus actuales y futuros clientes.

La inversión a realizar por la Autoridad Portuaria podría ser recuperada paulatinamente mediante el correspondiente aumento del canon a satisfacer por la empresa concesionaria de la explotación de dichas instalaciones (en la actualidad Cotnsa). Los nuevos astilleros podrían basar principalmente su carga de trabajo en el servicio de reparación, mantenimiento y construcción de naves, incluido el mantenimiento y reparación in situ de los barcos que actualmente recalan y operan en el Puerto Exterior.

Fuente e imagen: Mesa de la Ría.

Mesa de la Ría acude a Bruselas con el objetivo de bloquear los proyectos gasísticos de Doñana que la convertirían en un polígono industrial

  • La comisión de peticiones debatió el pasado lunes 25 de abril, la denuncia de Mesa de la Ría contra la ampliación del polo petroquímico de Huelva hacia Doñana.

El colectivo ciudadano señala que la actividad gasística que responde a un plan del Gobierno por el fomento del gas, impacta gravemente en Doñana y se circunscribe a tres empresas Gas Natural-Fenosa, Repsol y Enagás.

Mesa de la Ría Informará que tanto el Gobierno Español como el Andaluz, han autorizado ambientalmente el proyecto Marismas Occidental, cuyas obras ha iniciado la empresa Gas Natural-Fenosa, sin considerar la evaluación conjunta de los proyectos, al que se comprometieron esas mismas autoridades frente a la Comisión Europea en el último documento recibido por el Colectivo.

Es decir, tanto el Gobierno central con la aprobación de la DIA (Declaración de Impacto Ambiental), como el regional con su AAU (Autorización Ambiental Unificada) favorables, han autorizado las obras a Gas Natural-Fenosa.

En el caso de los pozos submarinos de Repsol, quien cuenta con autorizaciones desde 1995 en las que ya se permitía las inyecciones de gas. Estas no son controladas por nadie, excepto la empresa Enagás propietaria de esas redes que han sido incluidas en el sistema gasístico Nacional.

Mesa de la Ría ha explicado que el Gobierno de España pretende hacer de la península ibérica junto Portugal una “Autopista del gas natural hacia Europa”, a través de la creación del mercado común MIBGAS sin cumplir los compromisos del abandono de la energía fósiles y apostar por las renovables.

La ampliación del Polo Químico y Energético de Huelva convierte a Doñana en un mero almacén del mismo, en una ampliación de ese polígono industrial que requiere la transformación y adaptación paulatina de hasta en 72 Km de redes de gas en su entorno. Además de la utilización para el almacenamiento de gas de los viejos pozos de las empresas Gas Natural-Fenosa en tierra y de REPSOL en la costa de Doñana.

Fuente, vídeo e imagen: Mesa de la Ría.