Tu energía más eficiente

El aula de teatro de la universidad nos acercó a la relación entre Zenobia y Juan Ramón

La casa-museo Zenobia-Juan Ramón Jiménez acogió en la tarde-noche de ayer una deliciosa interpretación del aula de teatro de la Universidad de Huelva.

La casa-museo Zenobia-Juan Ramón Jiménez acogió en la tarde-noche de ayer una deliciosa interpretación del aula de teatro de la Universidad de Huelva que nos acercó a través de los textos de José María Rodríguez, a la intensa y fructífera relación que mantuvieron el poeta de Moguer y «la americanita».

Si hubo una persona decisiva e imprescindible para que Juan Ramón Jiménez lograse construir esa gran «obra en marcha» que le convirtió en el más importante poeta lírico del pasado siglo, esa fue sin lugar a dudas su esposa Zenobia Camprubí, una mujer excepcional adelantada a su tiempo, que fue para el moguereño compañera, amante, musa, secretaria, enfermera o chofer, construyendo entre ambos uno de los binomios más fructíferos que han dado las letras españolas.

Las cuatro décadas de relación entre Zenobia y Juan Ramón, desde su boda en 1916 hasta el fallecimiento de ella en 1956, han sido el universo del que el gran autor José María Rodríguez ha extraído un precioso texto que fue ayer interpretado por el magnífico grupo de actores que integran el Aula de Teatro de la Universidad de Huelva a los que él mismo dirige.

La concejala de Cultura del Ayuntamiento de Moguer, Lourdes Garrido, y el director de la Fundación del Nobel, Antonio Ramírez, dieron la bienvenida al público y agradecieron al Aula de Teatro y especialmente al director de la obra, su gran contribución a la cultura, y especialmente el interés y el cariño hacia Juan Ramón y Zenobia que demuestra este nuevo trabajo.

Ya el pasado año este grupo de promoción cultural contribuyó al Año Platero con la teatralización de un texto inspirado en la más popular de las obras del Andaluz Universal, y en esta ocasión ha querido completar la visión sobre la vida y obra del Nobel moguereño profundizando en la relación con su esposa, basándose siempre sus propios textos poéticos y en los de algunos de sus biógrafos, intentando ofrecer una visión, no sólo del poeta sino también del hombre que habitaba en él.

El reparto de la obra que se representó ayer en la casa-museo en la que se mantiene vivo el recuerdo del matrimonio Jiménez Camprubí estuvo compuesto por Carmen Wall, Cristóbal Ponce de León, Encarna Maldonado, Esther Pérez, Juan José Oña, Juani Fernández, Laura Cuesta, Leonor Ojeda y Maribel Fernández.

Fuente e imagen: Ayuntamiento de Moguer.

, , ,

Comments are closed.